Antioxidantes: ¿hay que darle suplementos a los perros y gatos? - Mendoza Post
Antioxidantes: ¿hay que darle suplementos a los perros y gatos?

Con el paso del tiempo, la necesidad de sustancias reparadoras es fundamental para el bienestar de los animales. Cuándo se deben administrar.

Antioxidantes: ¿hay que darle suplementos a los perros y gatos?

Por: Mendoza PostMiércoles 13 Oct 2021 13 días atrás

Las mascotas se han convertido en una parte fundamental de las familias modernas y cada vez son más recurrentes las dudas de los dueños sobre los cuidados imprescindibles para mantener en óptimo estado de salud. 

En este sentido,  vale mencionar que en la vida de cualquier individuo, de cualquier especie, existen tres etapas marcadas con relación a su balance entre radicales libres y antioxidantes: la primera etapa, el primer 30% de la esperanza de vida es la juventud que se define como etapa de salud. En ese período, sobran los antioxidantes y el organismo se halla en su plenitud. 

Cuando el organismo atraviesa la etapa que media entre el 30% y el 70% de su esperanza de vida, si bien no genera la misma cantidad de antioxidantes neutralizadores como en el período anterior, siguen alcanzando. En esta etapa, llamada saludable, aún no se perciben los desequilibrios ni el deterioro ostensible. Los antioxidantes siguen alcanzando.  

Ver: Cinco variedades de suculentas para plantar en casa

La última etapa, la llamada de enfermedad, se manifiesta una disminución en la producción de antioxidantes por el envejecimiento. Esto permite que predomine el accionar de los radicales libres, que deterioran el organismo manifestando signos propios de la senilidad.  

A esta circunstancia de desequilibrio se la llama estrés oxidativo y ocurre en todos los organismos, en los seres humanos, en los gatos, en los perros y en cualquier ser vivo. Lo conveniente es equilibrar esta circunstancia a través del suministro de los antioxidantes faltantes.

Si administramos antioxidantes que suplen simplemente la falta, los llamados antioxidantes de sustitución, como la vitamina C, la E, el selenito de sodio y el inositol, entre otros, lo que haremos es actuar en la reparación inmediata, solo contemplada mientras suministremos el compuesto indicado.

Pero existen otros antioxidantes, como el resveratrol, el cual se halla en el pellejo de las uvas negras, que protegen a la célula contra el envejecimiento a manera de "casco del ADN", permitiéndole producir sus propios antioxidantes de manera saludable. Se los llama antioxidantes de protección.

El ideal es suministrar una combinación de ambos: los de sustitución junto a los de protección, logrando así una mejor calidad de vida y casi seguro un incremento en la cantidad de la vida de nuestros perros y gatos.

Resulta muy conveniente comenzar a administrar esas sustancias antioxidantes, según el consejo del médico veterinario de confianza, en la etapa saludable, en la madurez de nuestro perro o de nuestro gato, antes de la manifestación de signos de desgaste, para prevenir tempranamente el deterioro senil.

No podemos comprar vida en cápsulas, pero podemos mejorar la vida de nuestros perros y gatos ocupándonos de esos compañeros del afecto, determinantes claros de nuestro saludable presente.

Ver: Ironía pura: los signos que más se destacan en ser irónicos

Esta nota habla de: