¿Por qué olvidamos nuestros recuerdos de la infancia? - Mendoza Post
¿Por qué olvidamos nuestros recuerdos de la infancia?

Estudios apuntan a que hay un motivo particular que nos lleva a que no podamos hacer memoria de nuestros primeros recuerdos de la infancia.

¿Por qué olvidamos nuestros recuerdos de la infancia?

Por: Mendoza PostMiércoles 18 Ago 2021

La mayoría de nosotros no tenemos ningún recuerdo de los primeros tres o cuatro años de nuestra vida; de hecho, solemos recordar muy poco de la vida anterior a los 7 años. Y cuando intentamos rememorar estos primeros recuerdos, a menudo no está claro si son reales o si se trata de recuerdos basados en fotos o historias que nos han contado otras personas.

Este fenómeno, conocido como "amnesia infantil", lleva más de un siglo desconcertando a los psicólogos, y todavía no hay avances concretos en esta temática.

A primera vista, puede parecer que la razón por la que no recordamos haber sido bebés es porque los niños pequeños no tienen una memoria completamente desarrollada. Pero los bebés de tan solo seis meses pueden formar tanto recuerdos a corto plazo que duran minutos como recuerdos a largo plazo que duran semanas, o incluso meses.

Ver: La clave para prevenir el Alzheimer que pocos tienen en cuenta

La "amnesia infantil" lleva más de un siglo desconcertando a los psicólogos.

En un estudio, los niños de seis meses que aprendieron a pulsar una palanca para accionar un tren de juguete recordaron cómo realizar esta acción entre dos y tres semanas después de haber visto el juguete por última vez. 

Los niños de preescolar, en cambio, pueden recordar acontecimientos que se remontan a años atrás. Sin embargo, es discutible que los recuerdos a largo plazo a esta temprana edad sean realmente autobiográficos, es decir, eventos personalmente relevantes que ocurrieron en un tiempo y lugar específicos.

Por supuesto, las capacidades de la memoria a estas edades no son similares a las de los adultos, siguen madurando hasta la adolescencia.

De hecho, los cambios en el desarrollo de los procesos básicos de la memoria se han propuesto como explicación de la amnesia infantil, y es una de las mejores teorías que tenemos hasta ahora. Estos procesos básicos implican a varias regiones del cerebro e incluyen la formación, el mantenimiento y la posterior recuperación de la memoria.

El hipocampo, que se cree que es el responsable de la formación de los recuerdos, sigue desarrollándose al menos hasta los siete años.

Sabemos que el límite típico para que se produzca la amnesia infantil, tres años y medio, se desplaza con la edad. Los niños y adolescentes tienen recuerdos más tempranos que los adultos. Esto sugiere que el problema puede estar menos en la formación de los recuerdos que en su mantenimiento.

El desarrollo del lenguaje coinciden con el periodo de amnesia infantil.

Pero esto no parece ser toda la historia. Otro factor que sabemos que juega un papel importante es el lenguaje. Entre el año y los seis años, los niños pasan de hablar una sola palabra a dominar su lengua o lenguas maternas, por lo que se producen cambios importantes en su capacidad verbal que coinciden con el periodo de amnesia infantil. Esto incluye el uso del tiempo pasado, palabras relacionadas con la memoria como "recordar" y "olvidar" y pronombres personales, siendo uno de los favoritos "mío".

Los recuerdos preverbales se pierden

Hasta cierto punto, es cierto que la capacidad de un niño para verbalizar sobre un acontecimiento en el momento en que ocurrió predice lo bien que lo recuerda meses o años después. Un grupo de laboratorio lo comprobó entrevistando a niños pequeños que habían acudido a los servicios de urgencias por lesiones infantiles comunes. Los niños mayores de 26 meses, que podían verbalizar sobre el suceso en ese momento, lo recordaban hasta cinco años después, mientras que los menores de 26 meses, que no podían hablar de ello, recordaban poco o nada. Esto sugiere que los recuerdos preverbales se pierden si no se traducen al lenguaje.

Aunque todavía hay cosas que no entendemos sobre la amnesia infantil, los investigadores hacen progresos. Por ejemplo, hay más estudios longitudinales prospectivos que siguen a los individuos desde la infancia hasta el futuro. Esto ayuda a obtener relatos precisos de los acontecimientos, lo que es mejor que pedir retrospectivamente a los adolescentes o adultos que recuerden acontecimientos pasados que no están documentados. Además, a medida que avanza la neurociencia, sin duda habrá más estudios que relacionen el desarrollo del cerebro con el de la memoria. Esto debería ayudarnos a desarrollar otras medidas de la memoria además de los informes verbales.

Ver: Comprar seguidores en Twitter: oportunidades de negocios en esta app

Esta nota habla de: