Post: Mendoza PostViernes 11 Ene 2019 8 días atrás

La Argentina "no va a interrumpir" las relaciones diplomáticas con Venezuela, porque el país debe "velar por los intereses de los connacionales y las empresas que todavía quedan allá", dijo hoy el embajador Jorge Faurie, luego de reiterar que el gobierno de Mauricio Macri "no reconoce la legitimidad del mandato" que inició Nicolás Maduro este jueves.

En declaraciones a TN sostuvo que los vínculos comerciales con Venezuela "están atenuados", pero -agregó- "tenemos que continuar prestando asistencia a los connacionales y a lo poco que queda de intereses económicos y comerciales".

Recordó que la Argentina hace tres años que no tiene un embajador en Venezuela (desde que comenzó el gobierno de Macri), solo un encargado de negocios y dos diplomáticos, y ello tiene que ver con la comunidad de argentinos residentes, gran parte de ellos miembros de familias que se exiliaron en aquel país en la década del '70, y ahora tienen sus descendientes.

"Dado el caos de la economía venezolana -explicó Faurie- gran parte de las compañías argentinas que tenían intereses en el país caribeño o vínculos con Venezuela han ido retirándose" informó el canciller, al tiempo que recordó que esas empresas también sufrieron expropiaciones bajo el régimen de Maduro, como el caso de Techint, por ejemplo.

"No vamos a interrumpir nuestras relaciones diplomáticas".

No obstante, agregó: "No vamos a interrumpir nuestras relaciones diplomáticas; es más, hemos tenido diálogo con las fuerzas de la oposición que están interesadas en tener canales de diálogo para conocer y transmitir todas las preocupaciones no solo por la situación de Venezuela, que es absolutamente dramática, con un millón setecientos por ciento de inflación", subrayó.

El canciller destacó luego que "más de tres millones y medio de venezolanos se han ido del país, porque no tienen fuentes laborales, alimentos, el acceso a la salud". Explicó que Venezuela atraviesa "una crisis humanitaria, reconocida por la agencia de Naciones Unidas para los refugiados, que ha dicho que nunca en la historia de Latinoamérica ha habido un movimiento de población de tal magnitud".

Todo esto ha llevado a Macri "desde el día que asumió, a señalar que en Venezuela no regía la democracia, que se ha transformado en una dictadura, con violaciones masivas a los derechos humanos, con prisión que sufren dirigentes que están en la oposición y ciudadanos que no coinciden con el régimen; incluso a integrantes de fuerzas armadas", dijo.