La emotiva carta de la China Suárez a sus hijas - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 8 Mar 2018Jueves 08/03/18 atrás

En el Día Internacional de la Mujer, la China Suárez le escribió una sentida carta a sus hijas, Rufina y Magnolia, respecto a lo que desea para ellas en el futuro.

La actriz hizo referencia a la lucha de las mujeres por la igualdad y en contra de la violencia de género, deseando que sus hijas vivan en un mundo mejor.

La carta

Queridas hijas mías: aún recuerdo cuando el médico dijo “es una nena”. Lloré de felicidad, era lo que más quería en el mundo. Después de unos días, no pude dejar de sentir miedo; pensando en su infancia, adolescencia, en cómo iban a ir caminando al colegio solas. ¿Y si algún mierda les hiciera algo?

Fue inevitable repetir una y otra vez socialmente: ‘Me encanta tener hijas mujeres, aunque uno debe cuidarlas el triple; está lleno de mierdas por ahí que podrían tocarlas, hacerlas sentir incómodas, inhibirlas’.

Espero y deseo con todo mi corazón que cuando lean esta carta les parezca viejo ese pensamiento. Las cosas están cambiando, muy de a poco, pero están cambiando. Espero y deseo que todas esas frases y pensamientos algún día queden en el pasado.

Espero y deseo que se pongan la pollera o el vestido más lindo, sin miedo a que algún forro les toque el culo por la calle; que caminen libres y tranquilas por donde vayan, que ningún hombre les diga que no pueden hacerlo, que no sean juzgadas por sus elecciones jamás.

Son inmensamente poderosas, valiosas, hermosas y amadas. Su abuelo Mino, mi papá, se cansó de decirme cada día de su vida lo fuerte, importante y valiosa que era. Me respetó, me cuidó y amo como su niña amada y poderosa; y cuando empecé a trabajar me dijo: ‘Coquito, jamás dejes que nadie, ningún hombre, te pase por encima; no hagas nunca nada que no quieras hacer’”.

Feliz Día de la Mujer. Que nos respeten, amen y cuiden como merecemos. Las amo”. 

Queridas hijas mías. Aún recuerdo cuando el médico dijo %u201Ces nena%u201D lloré de felicidad, era lo que más quería en el mundo. Después de unos días no pude dejar de sentir miedo, pensando en su infancia, adolescencia, cómo iban a ir caminando al colegio solas? Y si algún mierda les hiciera algo? Fue inevitable repetir una y otra vez socialmente %u201Cme encanta tener hijas mujeres, aunque uno debe cuidarlas el triple, está lleno de mierdas por ahí que podrían tocarlas, hacerlas sentir incómodas, inhibirlas%u201D. Espero y deseo con todo mi corazón que cuando lean esta carta les parezca viejo ese pensamiento, las cosas están cambiando, muy de a poco pero están cambiando. Espero y deseo que todas esas frases y pensamientos algún día queden en el pasado. Espero y deseo se pongan la pollera, el vestido más lindo sin miedo a que algún forro les toque el culo por la calle, que caminen libres y tranquilas por donde vayan, que ningún hombre les diga que NO pueden hacerlo, que no sean juzgadas por sus elecciones jamás. Son inmensamente poderosas, valiosas, hermosas y amadas. Su abuelo Mino, mi papá, se cansó de decirme cada día de su vida lo fuerte, importante y valiosa que era. Me respetó, cuido y amo como su niña amada y poderosa, y cuando empecé a trabajar me dijo %u201CCoquito, jamás dejes que n a d i e, ningún hombre, te pase por encima, no hagas nunca nada que no quieras hacer%u201D Feliz día de la mujer. Que nos respeten, amen y cuiden como merecemos. Las amo. #8M

Una publicación compartida por China Suarez (@sangrejaponesa) el

La China y Rufina.

La pequeña Magnolia, nació en febrero pasado.