Luego de varias horas, el expresidente boliviano pisó suelo mexicano. Agradeció al canciller de ese país por el asilo político. Aseguró que fue derrocado por haber ganado las elecciones el 20 de octubre.