En la Basílica de Luján hubo una misa con jóvenes en recuperación por adicciones. Un grupo de fieles repudiaron el hecho, pero Episcopado defendió la celebración religiosa.