Por Jorge Fernández Rojas
Luego de que el gobernador admitiera que la fiesta mayor de Mendoza corría peligro de concretarse tal como se la conoce, se generó un movimiento para hacer una celebración a través de las plataformas virtuales. El gran problema sigue siendo garantizar el distanciamiento social.