Se complica la renegoaciación de la deuda soberana porque los acreedores más duros, Exchange y Ad Hoc, dijeron que la oferta "no alcanza". El país dijo que no mejoraría la propuesta por lo cual, si los demás tenedores de bonos sí aceptan, la Argentina caería parcialmente en default.