Por Ricardo Montacuto
Loteos privados y viviendas particulares se abastecen de agua potable mediante instalaciones clandestinas. Algunos incluso revenden el agua que colectan, almacenan y bombean. Hay una denuncia penal.