Se trata de piezas audiovisuales producidas con inteligencia artificial, que crean imágenes de hecho que no sucedieron en la realidad. Utilizan técnicas más sofisticadas que la edición de un video.