Por Daniela García (*)
A principios de septiembre se presentó en la legislatura de Mendoza un proyecto impulsado por el Gobernador Rodolfo Suarez que busca poner un freno a la violencia laboral