Acordaron el inicio de proyectos relacionados con la optimización del agua. Israel es reconocida por ser una de las grandes potencias mundiales en materia de tecnología hídrica, cuyos avances le han permitido convertir al sector agrícola en uno de los motores de la economía local pese al clima desértico.