Por Ricardo Montacuto
Los jueces quedaron divididos en dos grupos que no pudieron acordar siquiera el funcionamiento, cuando tienen por delante casos de interés político.Los jueces peronistas ganaron una pulseada por la presidencia del tribunal.