Por Florencia Silva
El consumo de drogas de mujeres embarazadas y lactantes es una problemática por partida doble: la adicción y los bebés que nacen con sustancias en sangre. Un daño de hoy con impacto en el futuro.