Por Florencia Silva
El ataque a Miguel Yadón y Héctor Olivares puso en la agenda pública una trama de sexo, traición y venganza de una familia gitana. Los códigos milenarios y la persecución que vive la comunidad.