El expresidente Mauricio Macri llega a una provincia que lo aplaudió durante su gestión, pero lo espera un partido que atraviesa una crisis interna, con disidencias y discusiones que traspasan sus muros y se hacen en público.