Elisa Carrió y el ministro de Justicia, Germán Garavano, tienen opiniones distintas sobre desaforar a la ex presidenta y detenerla. Mientras que la líder de la Coalición Civica quiere el arresto, para el funcionario no sería bueno para el país.