El expresidente llegó este martes por la tarde al Sanatorio Otamendi, de Capital Federal, donde se realizará una endoscopía. Luego, los médicos decidirán si debe quedar o no internado.