Tenía 12 años y padecía cáncer. Su historia conmovió porque su padre tuvo que llevarla alzada a pie durante cinco kilómetros porque no lo dejaron entrar en su auto a Santiago del Estero.