Por Carlos Ponce Y Ricardo Montacuto (*)
La sociedad argentina es una olla a presión a punto de saltar por los aires. Se siente una crisis de representación empujada por la pandemia y por la economía. Y por la frivolidad y desenfoque de la política.