Juez jubilado fue acusado de tener videos sexuales de niños - Sucesos - Mendoza Post
Jueves 17 Dic 2020
porAna Paula Negri
Periodista

El ex juez de paz de Santa Rosa, Hugo Torino, que enfrentó una causa por abuso sexual y privación ilegítima de la libertad en 2017 está ahora detenido en su casa y acusado de tenencia de material de abuso sexual infantil. Este viernes, la justicia de Mendoza determinará si le corresponde prisión preventiva.

La justicia encontró en casa de Torino un pen drive de 8 GB que contenía registros fotográficos de los cuales más del 90% corresponden a material de abuso sexual de niños, niñas y adolescentes. En las imágenes los menores se encuentran en ropa interior, trajes de baño y en algunos casos serían índole sexual, algunas de ellas de contenido explícito. En algunos casos estas capturas de pantalla se corresponderían con videos sexuales de menores, del tipo viral, los cuales han sido visualizados en otras investigaciones.

A causa de este hallazgo, el juez de paz retirado de 62 años fue imputado por "tenencia de material de menores referido sexuales explícitas o representación de sus partes genitales", que se acumuló a la causa principal.

Esta material se encontró gracias al testimonio de Jasmine, la mujer haitiana que lo denunció en 2017 luego de vivir dos años con él bajo un estricto control de su vida y manteniendo relaciones sexuales obligadas con él, fruto de las cuales tuvieron una hija en común. Jasmine declaró en octubre de 2019 que vio entrar a casa de Torino a varias niñas y adolescentes, muchas de ellas muy jóvenes que él encerraba en una habitación.

Hugo Torino con su hija y Jasmine.

Jasmine entabló un vínculo de amistad con una de ellas que tan solo tenía 13 años con quien él se encerraba con la excusa de que tenía que hablar con la nena en privado y la mandaba a limpiar. Es por esto que los investigadores de la causa solicitaron un allanamiento y secuestraron teléfonos celulares, CPU, disco rígido y cualquier otro dispositivo de almacenamiento electrónico.

La causa de trata

Pesa sobre Torino, además de esta nueva imputación, una desde el año 2017 cuando Jasmine (32) lo denunció por privarla de su libertad y obligarla a mantener relaciones sexuales durante más de dos años. La mujer, proveniente de Haití, viajó con Torino en octubre de 2015 con la promesa de que en Mendoza podría estudiar y desarrollarse profesionalmente.

Ver también: No encontraron nada de Florencia Romano en la casa de la pareja detenida

Torino conoció a Jasmine durante su visita a Haití a través de un periodista que la referenció como guía turística. Se conocieron a través de Facebook y él la convenció de viajar. Ella se instaló en una "casa de servicio" propiedad de Torino donde permaneció hasta el día en que lo denunció en la Clínica Socio Jurídica en Derechos Humanos y Migraciones refiriendo ser víctima del delito de trata de personas y manifestando la necesidad de asesoramiento en el marco del proceso penal radicado en la Justicia Federal de Mendoza.

Es ahí cuando el caso llega a manos de la Asociación en defensa de los Derechos Humanos Xumek. Ante la complejidad del caso se realizó un abordaje integral, desde la secretaría de Litigio Estratégico, asumiendo el patrocinio jurídico tanto en materia penal como de familia.

Jasmine y Torino

Según consta en el expediente judicial, mientras Jasmine vivió en el domicilio de Torino no podía comunicarse con otras personas. A pesar de que tenía un celular, este permanecía en poder del hombre, él monitoreaba sus comunicaciones y en ocasiones respondía mensajes por ella. Si alguien la visitaba en el domicilio, él siempre estaba presente para controlar las conversaciones.

La mujer también denunció que en múltiples oportunidades fue obligada a tener relaciones sexuales de forma sistemática determinados días de la semana a requerimiento de Torino. Jasmine debía satisfacer sus necesidades sexuales que incluso en algunas oportunidades esos abusos sexuales fueron filmados. De esta relación forzada nació su única hija.

Ver también: Constataron que entre 5 violaron a la chica en su cumpleaños de 15

Desde la defensa de la mujer afirman que el consentimiento dado por Jasmine para llevar adelante los abusos sexuales se encontraba absolutamente anulado por la situación de extrema vulnerabilidad en la que se encontraba, lo que permitía a Torino disponer de ella como si fuera un objeto de su propiedad.

Además, ella tampoco podía entrar y salir de su domicilio libremente ya que no tenía llaves del lugar, siempre estaban en poder de Torino. Permaneció en esta situación de sometimiento exclusivamente por temor de perder a su hija, ser deportada o detenida y por la carencia absoluta de medios económicos, asistencia, acompañamiento, conocimientos de los derechos que la amparan y posibilidad de hacerlos valer por sí misma.

Hugo Torino, de profesión abogado y actualmente juez jubilado, además de la situación de sometimiento descripta, le decía constantemente que el derecho argentino lo protegía, que ella sería apartada de su hija si se alejaba de él, que podría ser privada de la libertad por ese motivo, que no tenía dinero, ni documentación, que no tendría a donde ir ni personas que la ayuden porque no conocía a nadie.

En 2017, comienza una causa judicial que tiene a Hugo Torino como principal acusado de abuso sexual con acceso carnal, privación ilegítima de la libertad agravada por ser cometida con violencia en concurso ideal con privación ilegítima de la libertad contra una persona a quien se le debe respeto especial y coacciones simples.

Esta nota habla de: