Silencio hospital: la historia detrás del famoso cuadro - Mendoza Post
Por: Mendoza PostSábado 21 Nov 2020 10 días atrás

Este sábado y como todos los 21 de noviembre, se celebra el día de la Enfermería porque en el año 1935 se fundó la Federación de Asociaciones de Profesionales Católicas de Enfermería, que nombró como patrona a la Virgen de los remedios. Luego el Ministerio de Salud de la Nación instituyó por decreto el Día de la Enfermería, en coincidencia con la festividad de Nuestra Señora de los Remedios, considerada patrona de la actividad.

Pero hay una imagen que puede más que mil palabras: el cuadro de silencio hospital donde se observa a una enfermera haciendo el gesto con el dedo índice. Ese cuadro está en hospitales, clínicas, maternidades.

Pero ¿quién es ella? Se llama Muriel Mercedes Wabney y era modelo. En 1947 firmó un contrato de exclusividad para presentar las colecciones de Harrod's, la versión calle Florida de la célebre cadena inglesa, señala Infobae

Ver: El mensaje de Suarez a los enfermeros en medio de la pandemia

También modeló para Ducilo, una empresa y marca de telas, para el modisto Jean Cartier y su programa "El arte de la elegancia" (Canal 7, tevé black and white, finales de los 50), y en un desfile paseó los vestidos que usó Linda Darnell en el film Por siempre ámbar: Twenty Century Fox, 1947, dirigida por Otto Preminger.

Según la única historia rastreable del cuadro "shhhhh", revelada por la ya desaparecida revista Paralelo 38 en los 70, la idea fue de un tal Juan Craichik, jefe de visitadores médicos de la empresa "Taranto", fábrica de instrumental y laboratorio.

El hombre reveló en una entrevista de Paralelo 38 que la chispa se le encendió en 1953, mientras visitaba por su trabajo un hospital de Rosario. "La sala estaba atestada, y cada tanto una enfermera pedía, sin éxito, silencio. Entonces se me ocurrió crear una imagen elocuente que cumpliera la misma función".

Ver: Dónde almacenará Mendoza las vacunas anti-covid 

Presentó el proyecto en su empresa, lo aprobaron, convocaron a varios modelos profesionales, y ganó Muriel Mercedes Wabney. El autor de la idea dijo que en cuanto a Wabney, rara vez aceptó hablar públicamente, dijo que era casada, que no tenía hijos, y negó confesar cuánto le pagaron por la foto y su multiplicación ad infinitum...: casi tan enigmática como su anónima cara impartiendo silencio.