Mitos y realidades sobre el BlackJack

Los juegos de naipes no son la excepción y los más tradicionales, como el blackjack se encuentran disponibles tanto en las salas físicas, como también en los casinos online.

Mitos y realidades sobre el BlackJack

Por: Mendoza Post

El mundo del juego se extiende a lo largo y a lo ancho del planeta con un abanico de posibilidades incalculables para que las personas puedan disfrutar de opciones para todos los gustos. Los juegos de naipes no son la excepción y los más tradicionales, como el blackjack se encuentran disponibles tanto en las salas físicas, como también en los casinos online.

Debido a su popularidad, los juegos de blackjack son el segundo divertimento más elegido, tan solo por detrás de las máquinas tragamonedas, que cuentan con una infinita variedad. Dentro de las opciones se encuentra la versión clásica, que es la más utilizada, mientras que también hay variantes como el americano y el europeo, dentro de los más conocidos, aunque para los más expertos, se encuentran el High Roller, Double Exposure, Atlantic City y Vegas Strip.

Así como cada uno de los divertimentos que existen en los casinos, los jugadores, y más aquellos que son asiduos a las derrotas, ponen en dudas las posibilidades de ganancias y por eso se han construido diferentes mitos alrededor de los juegos de blackjack y otros más también. Una de las principales reticencias de los jugadores es el mito de las rachas ganadoras de la casa, donde el croupier hilvana sucesivas victorias, pero con la realidad que no se puede saber cuándo se cortará, ni tampoco es algo que pueda incidir ya que los naipes son mezclados aleatoriamente de manera constante mano tras mano.

Otro de los grandes mitos que existen en torno al crupier es que siempre va a contar con alguna de las cartas que tienen como valor 10, ya sea el mismo número, la jota, la reina o el rey, naipes con lo que es más fácil lograr el objetivo de ganar si pasarse de 21. Las probabilidades de que esto suceda son bastante inferiores a la creencia de los jugadores ya que las cartas que suman 10 solo representan el 30% del mazo, por lo que el 70% restante son aquellas que salen más asiduamente, derribando otro de los grandes mitos en torno al Blackjack.

Contar o no contar

Contar las cartas se volvió ilegal, luego de que muchas personas lograran numerosas victorias gracias a esta estrategia, que tuvo su mayor exposición social con la película 21 Blackjack, inspirada en una historia real en donde un grupo de estudiantes con gran sabiduría en matemática lograron vencer a los diferentes casinos del mundo. A raíz de esta historia verídica es que ese mito fue derribado, ya que las distintas casas de juegos tomaron los recaudos correspondientes, y entre ellas, hoy en día no se saben cuántos mazos de cartas son los que utilizan para llevar adelante la partida.

Otra de las afirmaciones que poco deben ir desterrando aquellos jugadores que pretenden jugar blackjack de manera más profesional es no jugarse por la apuesta de seguro cuando a la mesa le sale un As ya que esto puede repercutir en las finanzas de los competidores. Son menos las probabilidades, con un escaso 31%, de que el crupier pueda sacar blackjack y de esta manera se pague dicha apuesta del seguro, con claros beneficios para la casa de juegos.

Uno de los últimos mitos que intentaremos derribar es el de que debe ganarse con valores cercanos y esto es totalmente falso, ya que el principal rival a vencer por parte de los jugadores es el crupier y debe prestarse mayor atención a cuáles son las cartas que le salen a él por encima de las propias. Así que, si estás en búsqueda de comenzar a jugar de manera más seria al blackjack, tu regla número uno debe ser tener bien presente contra quién estamos jugando, más allá de las estrategias propias que se vayan utilizando a lo largo de las partidas.

Este es uno de los juegos más preferidos de las personas, en primera instancia debido a la sencillez de sus reglas, como así también del dinamismo que lleva a mantener atrapado a cada uno de los jugadores, elaborando sus propias estrategias con el fin de poder vencer a la casa, tarea que el crupier no hará que sea para nada sencilla. Cabe destacar en el cierre la importancia que, si se juega por dinero, hacerlo de manera responsable.

Esta nota habla de: