"Empezaron tocando la guitarra en la vereda", dice una vecina de Marciano

Maricel Gómez, vivía a la vuelta de la casa de Felipe Staiti en la Cuarta Oeste donde ensayaba la banda. Recordó a Marciano Cantero como un chico que se sacrificó mucho por la música.

"Empezaron tocando la guitarra en la vereda", dice una vecina de Marciano

Por: Mendoza Post

Este viernes 9 de setiembre, los mendocinos despiden a Marciano Cantero, líder de los Enanitos Verdes que el jueves 8  falleció a los 62 años por una afección renal. Sus restos son velados en el edificio del Ministerio de Cultura de la provincia.

En el programa Te digo lo que pienso que conduce Ricardo Montacuto por radio Nihuil, Maricel Gómez, quien vivía a la vuelta de la casa de Felipe Staiti en la Cuarta Sección, contó sus vivencias como vecina de los Enanitos Verdes, cuando empezaban a dar sus primeros pasos en la música. "Yo tenía 15 años, y el Felipe y el Marciano eran más grandes que yo como 3 ó 4 años y eran muy amigos de mi hermana. Con ella se juntaban a tocar la guitarra en la vereda en la Cuarta Oeste, cerca de la calle Pelegrini. Tmabién con Sergio Ambrioni que estaba en la calle España y Videla Correa. Los chicos, estaban en cuarto año del secundario y se juntaban a ensayar".

"Recuerdo que el papá de Felipe les había armado un lugar en un altillo de la casa donde se juntaban a ensayar. Y yo, que era más chica y agrandada, me ponía en la puerta a escucharlos. En realidad se escuchaban en todo el barrio, en horas de la siesta. Don Pablo, el papá de Felipe (Staiti) trabajaba en una línea de colectivos y su mamá tenía un kiosquito donde yo iba a comprar los mapas. Felipe había empezado a andar mal en la escuela y su papá le había dicho que le iba a quitar la guitarra hasta que anduviera bien en el colegio, así es que desde ahí nunca más se llevó una materia. Él priorizaba la música y con el Marciano se juntaban siempre a ensayar. Era en Güttemberg y España en la Cuarta Oeste, cerca del Colegio Compañía de María".

Marciano Cantero 1960-2022

Ver: El último posteo de "Marciano" Cantero dedicado a Mendoza

Maricel relató que cuando sacan su primer álbum, eran teloneros. "Incluso fueron teloneros de Piero. La verdad es que la remaron mucho, por ser del interior. La remaron a morir. Son un orgullo para los mendocinos. El Marciano hizo mucho esfuerzo, al igual que el Felipe. Fueron chicos que se sacrificaron mucho por la música".

"Era la época del proceso, donde todo era mal visto. No te podías dejar el pelo largo. Era una época donde todo iba cambiando en el mundo. Todos los vecinos les bancaban los ensayos en horas de la siesta, hasta mi viejo que era docente del Liceo. Recuerdo haber ido a verlos al Club Pacífico, era la época donde se hacían recitales en ese club. Inclusive los fui a ver a algunos boliches de Chacras".

Agregó que se iniciaron durante una época muy difícil, en los años 78 y el 79. "Ellos la pelearon muy bien, eran muy respetuosos, no se metían en política, solo les importaba su música. Era muy difícil lo que hacía el Marciano porque cantaba y tocaba en bajo. No cualquiera lo hace. Lo recuerdo con muchísimos cariño. Ellos son loables y homenajeables en cualquier momento de la vida, no solo hoy porque se fue el Marciano. El homenaje se lo tenemos que hacer siempre, como mendocinos y como vecinos orgullosos de su talento".

Por último, la mujer destacó que en el país, en esa época, todos estaban muy marcados por los militares. "En esa época, el que era medio hippie, no era muy bien visto, porque se escuchaba mucha música internacional. Pero a ellos, los bancó bastante, emocionalmente, León Gieco, Mercedes Sosa, gente de música popular muy linda. En Latinoamérica los querían mucho a los Enanitos Verdes. Yo los seguía porque los conocía, porque era vecina, porque me crié prácticamente con ellos. Mi hermana, que hoy tiene 62 años, se juntaba en la puerta de mi casa con ellos a tocar la guitarra, pero acá, en Mendoza, éramos mucho más reacios, por eso, pido que siempre hagamos un homenaje a nuestros artistas", finalizó.

Ver también: Música de Los Enanitos sonó en una escuela de Maipú en homenaje a Marciano