Jorge Brito: se cumple un mes de su trágica muerte - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 20 Dic 2020

Este domingo se cumple un mes de la muerte de Jorge Brito, quien falleció cuando el helicóptero Eurocopter Ecureuil en el que viajaba se derrumbó sobre el río Juramento en Salta.

Además de presidir el Banco Macro, ser el principal accionista de Grupo Macro y tener parte de su portafolio en otras empresas, esto no definía al empresario. Para poder enmarcarlo, según define la nación, hay que comenzar pensando en que el siempre buscó el dialogo entre los argentinos. Sostenía que el fin de la grieta era la única forma de llegar al crecimiento.

"Creo que la vida, desde la casa, los hijos, tu mujer, todo es un consenso. Acá en el banco hablo con los gerentes y puedo decir que todo depende de cómo lo consensuás: o te enamoro o te convenzo. Conducir es persuadir a la gente... Esa es la esencia de la construcción", lanzó en una oportunidad.

Brito confiaba que el fin de la grieta era la única manera de salir adelante.

Su muerte dejó trunca una charla con el presidente Alberto Fernández. Ambos tenían que conversar sobre el impuesto a las grandes fortunas. "Si castigamos al que emprende, le estamos quitando los fondos necesarios para iniciar la recuperación y por lo tanto lo empobreceremos o bien se irá del país", adelantó en ese momento.

Ver: Quién era Jorge Brito, uno de los banqueros más poderosos del país

Desde los 17 años empezó a trabajar. Fue agente de bolsa. Luego, con su cuñado Ezequiel Carballo fundaron una compañía financiera llamada Hamburgo. El 4 de septiembre de 1978 inscribieron a Macro Compañía Financiera S.A. en el registro público de comercio. Allí, a los 26 años, comenzó el verdadero derrotero de Jorge Brito. La piedra fundacional de su imperio.

 En 1985, Macro inició sus actividades como institución financiera no bancaria, y tres años más tarde fue autorizada por el Banco Central de la República Argentina para funcionar como un banco, previsiblemente llamado Banco Macro. 

Para finales del 2019, la institución tenía 8768 empleados, 1538 cajeros automáticos, 955 terminales de autoservicio y 463 puntos de atención. Es, en la actualidad, el banco privado con mayor red de sucursales a lo largo del país. En muchos pueblos, por más pequeños que aparezcan en el mapa, es posible encontrar el cartel que identifica a la entidad y al menos un cajero.

El empresario también tenía presente su lado solidario y comprometido con la sociedad. Para dar un ejemplo, basta recordar su enorme aporte solidario a Los Espartanos, los rugbiers de las cárceles. En marzo del año pasado, por iniciativa de la Fundación Macro, que presidía, se inauguró una cancha de rugby en la Unidad Penal Nº2 del barrio Alto Comedero, en Jujuy. En esa ocasión aseguró que "me parece una idea espectacular que a través del deporte, el estudio y el trabajo se ayude a la gente. Acá no solamente es venir a jugar al rugby. Este es un pabellón donde además se viene a estudiar, a trabajar y a intentar que la gente que está privada de su libertad, cuando vuelva a la calle, tenga la posibilidad de reinsertarse y no volver a delinquir".

Tampoco fue esquivo a innovar y por eso participó en Genneia, la principal inversora en energías renovables. Entre sus emprendimientos la firma posee el Parque Eólico Rawson, en Chubut, el más grande la Argentina. Con sus 55 aerogeneradores puede proveer energía a 137.000 hogares con una potencia de 410 gigavatios-hora.

Ver: Muerte de Jorge Brito: confirmaron la causa de la caída del helicóptero

El mundo de la construcción tampoco le fue ajeno. La desarrolladora inmobiliaria Vizora -cuya dirección está a cargo de su hija Milagros- es artífice de varios emprendimientos para el segmento ABC1. El más destacado, sin dudas, es la nueva sede del Grupo Macro, un imponente edificio de 155 metros de altura, 35.000 m2 de superficie y 28 pisos diseñado por el arquitecto César Pelli en Puerto Madero.

De chico se enamoró de los caballos.

A principios de los 80 compró unas hectáreas en la provincia de Santa Fe. Sin embargo, el arduo trabajo no le permitió disfrutarlo, aunque eso no le impidió generar un emprendimiento para que surgieran fuentes de empleo para las personas del lugar. Su lugar en el mundo para desarrollar ese negocio fue la provincia de Salta. Allí, en Joaquín V. González -a 260 kilómetros de Salta capital y muy cerca del lugar donde falleció-, Brito tenía el campo San Javier, que pertenecía a su empresa Inversora Juramento, que cotizaba en la Bolsa de Buenos Aires. En la década del '90 fue uno de los pioneros del feed lot, el sistema de engorde de ganado en corral, que aprendió en los Estados Unidos.

Su pasión por los campos lo llevó hasta Salta.

En total, contaba con 70 mil hectáreas en la provincia norteña. "El 85% de la carne que se consume en el NOA se importaba de Buenos Aires y Córdoba. Me di cuenta que si armábamos un feedlot en la zona, tendríamos dos ventajas inmejorables. La primera, campos secos, sin inundaciones. La segunda, podríamos producir carne con un maíz 30% más barato, porque no teníamos gastos de flete", pensó en su momento. En 1993 comenzó a trazar el círculo: compró un frigorífico en la localidad de Pichanal, a 220 kilómetros de sus campos, al que bautizó Bermejo. Y lo completó con las carnicerías.

De su vida privada de se sabe poco, por elección propia. conoció a su esposa, Marcela Carballo, con quien tuvo a sus seis hijos: Milagros, Jorge, Marcos, Constanza, Santiago y Mateo. Cada uno de ellos tiene su lugar en las empresas del grupo. Jorge Pablo ocupa el rol de liderazgo que tenía su padre en el banco, aunque lo superó en la pasión por River Plate: es uno de sus vicepresidentes. Milagros es presidenta de Vizora. Marcos y Constanza están en el directorio del banco. Y Santiago y Mateo trabajan también en Macro.

La familia completa.

Milagros fue una de las que lo despidió en las redes sociales: "Te fuiste en tu ley, a tu ritmo y feliz porque estabas en el lugar que amabas, haciendo lo que te apasionaba, volar como el abuelo Napoleón. Fuiste un distinto, un ser de otro planeta, el papá de muchos, el todopoderoso, un luchador pero de esos que llegan al round 12 con lo que le queda de aliento pero que no abandona. Dabas todo desde el silencio y no pedías nada para vos, te guardabas todas tus preocupaciones con tal de que mami y nosotros estuviéramos bien. Fuiste un buen padre, siempre presente, de límites muy fuertes pero acompañados de mucho amor, y lo que es más importante, el ejemplo", publicó.

Esta nota habla de: