"Hago magia con mi sueldo, siento impotencia", dice una jubilada mendocina

En el día del Jubilado, la mujer habló con Ricardo Montacuto en Te Digo Lo Que Pienso y contó la dura realidad que le toca vivir. Criticó la atención en el PAMI y denunció a la obra social. Escuchá el audio.

"Hago magia con mi sueldo, siento impotencia", dice una jubilada mendocina

Por: Editó Evangelina Arguello

Desde el año 1904, todos los 20 de septiembre se celebra en Argentina el Día del Jubilado y la Jubilada. El origen de la fecha se dio hace 118 años en 1904 cuando se sancionó la Ley 4.349, la cual fue conocida como la primera ley de jubilación, que tuvo lugar durante la presidencia de Julio Argentino Roca.

Ester Garay, una jubilada de Mendoza, habló con Ricardo Montacuto en el programa te digo lo que pienso por radio Nihuil y contó cómo vive sus días cobrando la mínima. "Me jubilé hace 7 con la mínima. Cobro 43 mil pesos más los 7 mil del bono que dio el gobierno. Hago magia con mi sueldo. A pesar de haber trabajado toda la vida, me ha costado mucho sacrificio lo que tengo. Por suerte tengo casa propia, que tiene un solo dormitorio, cocina comedor y un baño. No es un lujo", detalló.

La mujer relató que por mes gasta 4 mil pesos en medicamentos y que si tiene que ir al médico, tiene que pagar $1.500para que la atiendan más rápido. Al respecto, denunció: "Tengo la obra social PAMI, pero, cuando pedís un turno te dicen directamente que si querés una fecha más cercana tenés que pagar los $1.500 al médico ".

Ver: Este miércoles abre una nueva inscripción para el Procrear II

"Inclusive, la semana pasada, tuve que hacerme unos análisis de control por mi diabetes y tuve que pagar un adicional de mil pesos porque excedía la cápita de análisis que te da la obra social. Lo único que recibo de PAMI es un medicamento para mi enfermedad y las tiras reactivas. Pero me dan 50 tiras para los 365 días del año. El resto lo tengo que comprar yo y si no, no me puedo medir la glucemia", aseguró.

Ester tiene dos hijas y 6 nietos. Vive con su esposo que también es jubilado. " Desde junio, que mi marido necesita hacerse un estudio en el intestino y no se lo hacen . Ya he ido muchas veces al PAMI e incluso le escribí a Sevilla (titular del PAMI Mendoza) y la respuesta es siempre que tengo que esperar", señaló.

"Toda mi vida administré las compras en mi casa y gracias a Dios he sido una buena administradora. He tenido que disminuir la cantidad de mercadería, y dejar de lado algunas marcas. Uno siempre trata de comer lo más saludable. Por la alta inflación dejé de hacer salidas. Ropa y zapatos no me compro porque tengo de cuando trabajaba". 

Martín Sevilla (PAMI Mendoza)

Por otra parte, dijo que de sus 6 nietos, dos están recibidos y no consiguen trabajo. "Todos se quieren ir del país. Si se van sería como que me sacaran un brazo o una pierna, pero no quiero que vivan esto que estamos viviendo en el país. Sus papás se esforzaron mucho para darles un estudio y no les sirve de nada", se lamentó.

La jubilada remarcó: "he vivido muchos gobiernos. Voto desde los 18 años. No soy una persona de votar un partido sino que voto a la personas. Voy cambiando. Nunca voté ni a Néstor ni a Cristina. Sí voté a Macri. Pero, a mí, ningún gobierno me dio de comer porque toda la vida trabajé y como no me alcanzaba, tuve que hacer trabajos de empleada doméstica y no me avergüenzo. Trabajo honesto que me salía, yo lo hacía porque cuando fui empleada administrativa trabajaba medio día".

"El único patrón que tuve fue el dueño de la Marroquinería Vicchi y así terminó, fundido. Porque en este país no podés ser gente; no podés llevar las cosas por derecha. Tenés que ir por zurda. Yo soy una persona muy recta", indicó.

Por último, dijo que a veces deja de escuchar a los políticos porque la tienen hartan. "En esos momentos apago la radio y pongo música. Lo hago por mi salud mental y física. Me molesta tanta cháchara y tanta mentira. Los políticos mienten porque están enfermos de poder y de ambición. Ya no se puede confiar en nadie, ni en los jueces ni en la policía. No generalizo, pero desgraciadamente son más los malos que los buenos".

"En estos últimos 10 años empecé a desilusionarme del país. Nunca he tenido un peso en el banco. Lo único que he tenido ha sido plata en la cartera cuando me pagaban el sueldo. No me quejo de no haber tenido para comer porque siempre me las he ingeniado. Puedo poner un plato de comida en la mesa todos los días. En el día del jubilado siento impotencia. Jamás imaginé llegar a esta altura de mi vida así", finalizó. 

La nota completa

Te puede interesar: Jubilaciones, pensiones y asignaciones: ¿Quiénes cobran este martes