De abogada a carpintera: la historia de la godoycruceña - Mendoza Post
De abogada a carpintera: la historia de la godoycruceña

Alicia Anibaldi encontró en la carpintería, hace 35 años, su medio de subsistencia. En su taller en Barrio Parque, declaró: "Me enamoré del oficio".

De abogada a carpintera: la historia de la godoycruceña

Por: Mendoza PostMiércoles 22 Sep 2021

Alicia Anibaldi soñaba con ser abogada, pero las vueltas de la vida, tras terminar la escuela, la situaron en una carpintería, donde aprendió este antiguo oficio y que hoy en día sigue desarrolando con la misma pasión y enamoramiento con el que comenzó.

El patio de su casa de Barrio Parque es su lugar de trabajo; allí deja libre la imaginación para crear y cumplir con los requerimientos de sus clientes. Y mientras arma un placard, dice con orgullo que "hace 35 años que me dedico a la carpintería. Tengo un oficio que amo y al que le dedico muchas horas de mis días".

Alicia Anibaldi vive en Godoy Cruz, lugar que "es el mejor departamento que hay en Mendoza. Es un lugar que amo".

Y siguió: "Hace mucho tiempo que trabajo en mi casa. Pude abrirme camino sola y seguir haciendo lo que hago desde hace muchos años. Yo quería ser abogada, soy perito mercantil, pero por una cuestión de la vida empecé a trabajar en una carpintería".

"Me enamoré del oficio y aprendí. Me gustaba ir teniendo desafíos. Cada trabajo es una aventura porque hay que tener mucha atención, mucha dedicación", explicó mientras colocaba, con una paciencia absoluta, una puerta.

Ver: Fotos: así celebraron el Día del Estudiante y de la Primavera en Mendoza

Respecto de lo que fue encontrando en este largo camino, Alicia declaró: "Me enamoré del oficio y aprendí. Me gustaba ir teniendo desafíos. Cada trabajo es una aventura porque hay que tener mucha atención, mucha dedicación. Yo siempre fui desafiando a todo lo que me han ido imponiendo".

Para finalizar, Alicia dejó un mensaje para aquellas mujeres que por ahí no se animan a dar el paso: "No hay nada imposible. No digo que es fácil porque asimilar el trabajo de un hombre no es fácil pero si se puede. Hay que tratar de desafiar los límites y seguir. Aprendí, me gustó. Tuve gente que me enseñó y eso lo agradezco un montón".

"Nunca me sentí discriminada, al contrario, la gente siempre me ha elegido porque trato de hacer lo mejor en mi trabajo", cerró.

Esta nota habla de: