Las escuelas mendocinas "hacen malabares" para mantener la presencialidad - Mendoza Post
Las escuelas mendocinas "hacen malabares" para mantener la presencialidad

Los establecimientos dependen de las condiciones edilicias, los recursos con los que cuenta cada escuela y las diferentes técnicas para asegurar la continuidad de las clases presenciales.

Las escuelas mendocinas "hacen malabares" para mantener la presencialidad

Viernes 25 Jun 2021
porLuciana Godoy
Redactora

 Las escuelas mendocinas han logrado mantener, en su mayoría, las puertas abiertas de sus edificios en el transcurso de este ciclo lectivo, de acuerdo a las condiciones edilicias y los recursos con los que cuenta cada establecimiento educativo.

La Dirección General de Escuelas emitió la resolución 2510 en la que estableció tres formas de cursado: presencial, mixto y virtual. La mayoría de las escuelas adhirieron al sistema mixto, es decir dividieron a los alumnos en burbujas, en donde un grupo asiste a la escuela y otros se conectan desde sus casas.

En los colegios se viven diferentes realidades, tal es el caso del Colegio privado ICEI en donde modificaron aquellos espacios destinados a otras funciones como las salas de música o de arte para utilizarlos como aulas. Roxana Correa, Gerenta comercial del colegio contó al Post que "los alumnos de segundo, tercero y cuarto tienen clases presenciales sólo 4 días a la semana y uno lo hacen virtual sin alternancia, atendiendo a todos los alumnos, con más docentes".

En cambio, en la escuela Infanta Mendocina, la directora, Gabriela Chalamán comentó: "Tenemos aulas muy chiquitas, por lo que decidimos dividir el curso de 21 alumnos en tres burbujas pero no nos dio resultado porque los chicos al ir una semana a la escuela comenzaron a trabajar y empezaron a tener una discontinuidad en las clases".

En ese marco, Chalamán confesó que su trabajadora social tuvo que ir a las casas de los chicos para que volvieran a la escuela. En ese sentido, expuso que los padres han perdido el valor de la educación y han dejado de alentar a los chicos a que asistan a la escuela, incluso comentó que incitan a sus hijos de 16 a 18 años a trabajar y dejar los estudios.

Leer más: ¿Cuánto cuestan unas vacaciones gasoleras en Mendoza?

Virtualidad

En la escuela Infanta Mendocina la virtualidad es muy difícil ya que la mayoría de los chicos no tienen los recursos para conectarse. "una preceptora les dio la posibilidad a los estudiantes, que les toca la virtualidad, concurrir a la escuela para utilizar los recursos de internet" contó la directora. Además, han desempolvado y puesto en funcionamiento las netbook del programa Conectar Igualdad para las aulas digitales aunque también donaron varias a aquellos alumnos que no tenían una computadora para conectarse desde sus casas.

En cambio, en el colegio Santa María tienen 23 aulas adaptadas con micrófonos ambientales y cámaras para que los chicos puedan tener las clases virtuales dictadas por los profesores desde sus casas.

Esta situación tampoco fue fácil para las familias, Eva, mamá de un alumno de primer grado en la Monseñor Scalabrini manifestó que "mi hijo no quería hacer absolutamente nada, cada vez que estaba en clase virtual se desconectaba y lloraba; así que fui negociando con él para que se quede sentadito y preste atención, ahora está mejor pero no es algo que le agrade".

Cuando consultamos acerca de la organización con los más chicos, Flavia, mamá de una alumna de la Monseñor Scalabrini, explicó "Nosotros armamos una rutina y nos pusimos a hacer las tareas con ellos, los chicos en la virtualidad y en la presencialidad tienen que ir a la par, para eso nos mandaron una planilla para que llenemos día por día que hace el niño y que materias abarca".

Salidas de la escuela

En la primaria del ICEI se hace de forma escalonada, desde el colegio contaron " los padres hacen fila en la puerta del colegio y entran por grupos a retirar a sus hijos".

En el colegio Santa Maria, Horacio Fernández, vicedirector del establecimiento, explicó a este diario que utilizan un sistema de timbreo "suena un timbre y sale el primer piso cuando todos los chicos salen se toca otro timbre para el segundo piso, de esa manera nos aseguramos que se cumplan los protocolos", contó Fernández.

En el caso de la escuela primaria, en el colegio Monseñor Scalabrini, una madre de dos alumnos manifestó que están muy bien organizadas "primero, segundo y tercer grado salen por la calle Joaquín V. González por un portón y el resto del colegio salen por la calle Sobremonte por la puerta principal, cuando entramos hay espacios delimitados con autoadhesivos para que no se amontonen.

Ver más: Sigue bajando la curva de casos de coronavirus en Mendoza

Estas modalidades han permitido que muchas de las escuelas de Mendoza se aseguren las clases presenciales desde el primero de marzo, con excepción de la semana de mayo que adhirió al DNU presidencial, aunque la provincia decidió mantener tres días con clases remotas aprovechando el feriado puente de la semana de mayo. Esto ha sido una decisión del gobierno provincial en contraposición con lo establecido en el Consejo Federal de Educación y los decretos presidenciales que recomendaban la virtualidad, convirtiéndose en la única provincia en haber mantenido desde octubre del 2020 las clases presenciales.

Esta nota habla de: