Caso Teto Medina: ¿cómo asisten en Mendoza a los chicos pobres y adictos?

El coordinador de Remar detalló cuales son las principales diferencias que existen con las clínicas privadas. El rol y la asistencia del Estado para esta problemática.

Caso Teto Medina: ¿cómo asisten en Mendoza a los chicos pobres y adictos?

Luego del escándalo con el Teto Medida, acusado de someter a jóvenes adictos a condiciones de servidumbre en una organización llamada "Razón de vivir", por la que hay 19 detenidos, se abrió el debate sobre la asistencia a chicos consumidores que no tienen recursos. ¿Cómo es la situación en Mendoza?

Tomando un ejemplo local, el Post habló con Víctor Festa, Coordinador de Remar. Teniendo en mente el caso antes comentado nos mencionó varias de las cualidades que los centros de rehabilitación suelen tener.

En el caso de Remar, no solo se centra en la rehabilitación de las drogas sino también en contener a personas con diferentes realidades, por eso prefiere el término "centro de contención". Las personas entran a la organización de forma voluntaria y gratuita.

"No recibimos subsidios por recibir chicos que luchan contra las drogas", mencionó Festa. Luego explicó que Remar se mantiene gracias a donaciones de la comunidad y a diferentes formas de juntar fondos. Un ejemplo es que quienes viven allí pueden, de forma voluntaria, realizar actividades que contribuyen a la institución.

Granja Remar.

Los tratamientos en contra de las drogas son voluntarios, por eso Festa comentaba que no se puede obligar a ninguno de los internos a permanecer en la organización. "El éxito de un tratamiento es la voluntad de la persona", aseguró.

Esto contrasta totalmente con el caso de la falsa clínica en donde supuestamente Medina cumplía funciones. Allí los testigos afirman que los pacientes evitaban que otros quisieran abandonar el lugar. Según el medio TN, esto era tarea de los "chicos tiempo" que daban aviso cuando alguien pensaba en irse o incluso le propinaba golpes.

En una organización real y lícita, la persona puede irse cuando desee. "Se puede abandonar la institución cuando se quiera, lo único que la persona tiene que hacer es firmar la baja voluntaria". Esto protege a la institución ante una denuncia de abandono de persona o cualquier otro siniestro que pueda ocurrirle a quien decidió irse.

Remar es gratis y se auto sustenta porque no tiene profesionales dentro de la organización. De hecho si un interno requiere atención psicológica o psiquiátrica se realiza una interconsulta con instituciones estatales.

Victor Festa.

Es importante tener en cuenta los lugares donde se planea internar a algún familiar o amigo para realizar un proceso de desintoxicación. En el caso de Mendoza, el lugar tiene que estar habilitado por el Plan Provincial de Adicciones. A nivel nacional el ente encargado de habilitar es el Sedronar.

En muchos casos, conseguir un lugar en uno de esos centros estatales puede llevar muchos meses. Este tiempo es vital para el adicto en recuperación por lo cual para Festa "al no tener respuestas del gobierno proliferan los lugares privados no habilitados".

Desde la provincia 

Ruben Castagnolo, coordinador del área de salud de la Dirección de Responsabilidad Penal Juvenil le comentó al Post cómo es la cobertura estatal en cuanto a la rehabilitación de drogas.

En Mendoza se cuenta con un solo lugar con ayuda estatal llamado "Los Campamentos", ubicado en Rivadavia. Es el único sitio y recibe a personas de más de 18 años . Este lugar cuenta con profesionales de varias áreas para poder abordar la problemática de las adicciones de la mejor manera posible.

El tema es que solo es uno y no se toma en cuenta a los menores de edad, quienes en casos de que necesiten de una contención psicológica continua debido a sus adicciones tiene que ser derivados a centros de otras provincias. "Esto trae consecuencias negativas como el desarraigo y el estar lejos de la familia", aseguraba Castagnolo.

Ver: ¿Por qué falla Rapipago en todo el país?


Esta nota habla de: