Desirée a su agresor: "Yo hablaría con él, que me diga qué es lo que pasó"

La joven cantante sobreviviente de la embestida múltiple contra 23 personas hace un mes habló de Aldo Díaz quien con su auto en reversa y a máxima velocidad chocó contra la antesala teatral. Su "nueva" vida tras el incidente.

Desirée a su agresor: "Yo hablaría con él, que me diga qué es lo que pasó"

porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

Cuando ya no doy más / cuando la bomba está por estallar / cuando siento que el alma se intenta escapar / ahí es cuando yo enciendo la música / Cuando enciendo la música / parezco todo olvidar / se va borrando el sufrimiento / me muevo con el compás... (fragmento de la canción La música, de Desirée).

"Quiero subir al escenario, quiero estar bien de la voz, quiero escribir, quiero expresar el amor que siento". El verbo querer fue el más conjugado por Desirée anoche, domingo 14, en una entrevista con el POST rodeada de familiares y amistades que no dejaban de escucharla, mirarla y abrazarla. Sus ojos grandes se expandían aún más detrás de sus lentes enfatizando lo que ella quiere ¿Qué quiere Desi? Quiere todo lo que sea vivir, porque en este último mes fue lo que más le costó. 

Después de que el Volkswagen Virtus, en reversa, la atropellara (junto a otras 22 personas) con una violencia inusitada, como una catapulta, convirtiéndola en un proyectil humano contra el Teatro Plaza, su cuerpo pudo evolucionar, en especial su cerebro sanó con ayuda médica intensiva durante 30 días.

Quién es Desirée, la cantante que casi muere atropellada en el Plaza

La música por dentro

La mano en el pecho. Desirée habla desde su interior.

El martes 9 de agosto Desirée Rodríguez regresó a su casa en Godoy Cruz y desde ese día su evolución es a su favor. Ella es la víctima que estuvo más comprometida y ahora recuperada después de ser embestida por Aldo Díaz el conductor desaprensivo imputado por lesiones graves culposas por ese desastre ocurrido la noche del domingo 10 de julio después de la función de la obra Dos locas de remate protagonizada por Soledad Silveyra y Verónica Llinás. Dicho sea de paso ambas artistas han seguido a diario el tránsito de la recuperación de Desirée. Precisamente ayer Llinás dejó un mensaje auspicioso y lleno de cariño dedicado a ella. 

La joven de 27 años no tiene registro sensorial del impacto, su vida sufrió una interrupción hasta que cuatro días después volvió a abrir los ojos. Sabe lo que sus padres Gabriel Rodríguez y Mabel Sita (otra delas víctimas del atropello múltiple) le narraron en versiones cortas y extendidas para que ella pudiera asimilar la experiencia que atravesó inconscientemente.

Desde el inicio de la charla con este medio se notó sus ansias de decir qué le pasa después de esa especia de backup que parece haber hecho su cabeza y su espíritu. Lo primero que expresa como un primer impulso vital es decir: "Yo veo a Jesús y siento que me abraza". Pero además de ese contacto místico con su interior, es la música la que la atrapa, la contiene y la libera. 

Son los versos de su canción La música puestos en práctica. Por lo que cuenta Gabriel que al cuidarla y controlarle las pulsaciones le hacía escuchar su música preferida y el ritmo cardíaco bajaba notablemente.

Y en ese clima congraciante es digno rescatar el dicho español: es de bien nacido ser agradecido.  Desirée puso en práctica ese axioma popular para agradecer distribuyendo chocolates entre enfermeras, médicos, médicas y a toda persona que la cuidó cuando estuvo 20 días sedada y los siguientes 7 día volviendo a recobrar el control de su cuerpo y mente.

Hablar con el agresor   

La familia, Gabriel, Desirée y Mabel.

A propósito, Desirée contesta rápido cada pregunta, lo hace aún más cuando le hablan de Díaz su agresor ocasional por quien casi pierde la vida. 

"Yo estoy dispuesta a hablar con él, siempre que él quiera hacerlo. Lo haría más allá de lo que me han contado. No sé qué le pasó a este señor, sé que mis papás están bastantes enojados. No creo que haya querido hacer daño. Él sabrá. No estoy enojada. Si él quiere hablar conmigo no tengo problema en hacerlo. Que me diga qué es lo que pasó", planteó y dejó abierta esa posibilidad. Esta actitud conciliatoria contrasta con el silencio de Díaz que nunca atinó acercarse a la familia de Desirée o de algunas de las otras 22 personas que lastimó.

Trabajadora en las escuelas marginales

En el cuadro el guitarrista Gabriel, el papá de Desirée.

En su relato la recuperada Desirée necesita contar también lo importante que ha sido para ella la experiencia de las prácticas profesionales de su carrera, Trabajo Social, en las escuelas secundarias de Godoy Cruz. Aquellas escuelas que son rechazadas por conflictivas, donde el estudiantado que contienen proviene de los barrios populares del departamento donde están insertas. 

Ella advierte que en esas aulas con sus estudios sobre las condiciones de adolescentes que no tienen una perspectiva acotada del desarrollo de sus vidas donde los incentivos son escasos y deprimen cualquier aspiración personal de tener una calidad de vida mejor.

"En esas escuelas escuchan que no pueden aspirar a ser médicos o ingenieros porque son pobres, y no es lo yo les digo. Sí pueden lograr lo que quieren y para quienes quieren escucharme se les abre otro panorama y eso me pone feliz. Las escuelas en esos barrios son espacios hermosos", sentencia la trabajadora social en tránsito.

La actriz, el santo libanés y el músico

Mabel muestra a St. Charbel, su santo elegido y que por su fe, le "ayudó" en la rehabilitación de su hija.

Desirée está rodead de arte. Sus padres lo son. Gabriel es un guitarrista que supo tocar en bandas de rock en los '80 y Mabel es una actriz que tuvo una actividad escénica en la misma década. La mujer conoce y tiene relación personal con Palito Ortega y está al tanto de cada paso del cantante que está realizando su gira de despedida.

Hoy es madre en emergencia está atenta a cada movimiento de Desirée y recuerda que en el inicio del tratamiento aportó su cuota de fe para que el coágulo que presionaba el cerebro de su hija se disipara. El conducto religioso es el santo libanés de la Iglesia Maronita San Charbel. 

Mabel confió en una acción de unción sobre la frente de su hija con un aceite bendito en nombre del santo y el coágulo de un día para otro desapareció y eso agilizó la recuperación. Un pequeño y gran milagro para Mabel y Desirée.   

La chica reconoce que Gabriel aportó sus milagros con la música que los une y los potencia. Ella es admiradora del rapero Wos y  de la cantante Miley Cyrus y comparte con su papá el gusto por los Beatles y Led Zeppelin y en particular por la mítica canción Stairway to Heaven (Escalera al cielo).

"Quiero volver a cantar, quiero estar bien de la voz. Quiero volver a escribir porque hace mucho que no lo hago. Siento amor y antes lo decía poco y cuando desperté me di cuenta que tengo que hacerlo, no puedo no decir que los amo. Desde que me abrí, o sea desperté, eso es lo que me pasó, abrí mi alma". Esta definición de principios parece la letra de una próxima canción de esta nueva Desirée, o dicho más ajustadamente, una chica potenciada, una mejor versión de ella misma después de la tragedia. Bienvenida.