En pandemia estalló la venta de las "pelopincho" - Mendoza Post
Por: Mendoza PostJueves 24 Dic 2020

En un año atípico signado por la pandemia por coronavirus y la imposibilidad de muchas familias de emprender viajes familiares, las opciones de refresco veraniego en los hogares están en alza. De esta manera, en las últimas semanas se disparó considerablemente la venta de piletas de lona.

Las piletas de lona, que fueron furor en los 80 y los 90 están volviendo a muchas casas argentinas. Y este verano muchas fábricas trabajan a pleno para cubrir la demanda.

Es que según estimaciones del Ministerio de Turismo de la Nación, por la pandemia del coronavirus solo viajará el 60% de quienes hubiesen armado las valijas sin el Covid-19.

Al respecto, Héctor Goette, el dueño de Pelopincho, dijo a Clarín: "Vos no podés apretar un botón y aumentar la cantidad de piletas que hacés. Nadie predijo la pandemia ni que así como se triplicó la demanda de bicicletas, también todos iban a querer una pileta. En una fábrica la producción se programa anualmente. Y un año de nuestra producción se consumió en 40 días".

En 40 días se vendió la producción de todo un año. 

Ver: ¿Cómo funcionará el transporte público durante las fiestas?

"Tenemos vendido el stock hasta el 28 de diciembre. La situación económica de los últimos dos años hizo que cayeran mucho las ventas, así que solo por ese remanente (las piletas que ya estaban en los negocios y no habían sido compradas), la gente va a poder tener la suya. Trabajamos al 100% de la capacidad posible. No van a faltar", detalló en declaraciones a la prensa Goette.

Valores

Una de las Pelopincho más vendida ronda los $28.000, es la de 4,45 por 2,25 metros y 0,80 cm de profundidad, y se puede pagar en 18 cuotas.

"Siempre empezamos a vender el 15 de diciembre. Este año arrancamos a fines de noviembre. La gente se queda en casa. Además, estamos vendiendo piletas grandes. Hace seis o siete años que no salían esos tamaños. Están usando en las piletas la plata que iban a gastar en las vacaciones", describe.

Ante las complicaciones de salir de vacaciones, los argentinos optaron por las piletas hogareñas.

"Por la situación económica, el año pasado no hubo buenas ventas. Ahora esperamos un gran año. Al estar en casa, muchos van a querer nuestras piletas, para después guardarlas y usar ese espacio de otra manera, en el invierno. Pero, por otro lado, por la pandemia, no conseguíamos las telas vinílicas, que se hacen con materiales totalmente importados. No hay nada en la Argentina. Eso nos complicó mucho para aumentar la producción", explica el productor. 

Ver: Recolección de basura: así será en Mendoza durante las fiestas

Esta nota habla de: