Caricaturas políticas: Cuando Alberto defendió a Sabat y criticó a CFK - Mendoza Post
Caricaturas políticas: Cuando Alberto defendió a Sabat y criticó a CFK

Una ilustración publicada por el diario Los Andes generó una denuncia de violencia de género. Un caso similar de 2017 entre la actual dupla presidencial es útil para extrapolar con lo sucedido en Mendoza.

Caricaturas políticas: Cuando Alberto defendió a Sabat y criticó a CFK

Martes 30 Nov 2021
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

Hay un debate que no cesa en los medios de comunicación y en todas las plataformas donde se exponen las ideas y mientras más se desarrolla es cada vez más interesante si miramos el futuro de la participación colectiva en los asuntos comunes, compartidos y observados en las relaciones humanas. O sea si pensamos cómo será el mundo que se nos acerca aceleradamente.

Esta vez el asunto es en Mendoza. Se trata de una ilustración del artista Gabriel Fernández reconocido por sus ilustraciones que traducen las ideas volcadas en las notas de análisis y opinión de los columnistas políticos del Diario Los Andes. Para más datos, Gabriel es además un consumado y admirado escultor mendocino.

La imagen enjuiciada realizada por el dibujante es la de Anabel Fernández Sagasti siendo golpeada por un guante de boxeo que emerge de una urna electoral abierta. Dos diputadas y dos colegas varones de ellas del Frente de Todos impulsaron un repudio por lo que consideran violencia de género y misoginia hacia la senadora peronista. Desde sus bancas denunciaron Laura Chazarreta, Silvia Stocco, Carlos Sosa y Bruno Ceschín,

El PJ mendocino contra diario Los Andes por una ilustración de Anabel

Un dibujo, una idea

La imagen de la polémica. Anabel Fernández Sagasti y el resultado electoral según el dibujante Gabriel Fernández.

· Primera impresión. Es una solvente resolución de Gabriel, desde el punto de vista de la tradicional mirada de los fenómenos políticos tomando como hito más cercano el retorno de la democracia hace 38 años. Los trazos de Fernández publicados el domingo 21, resumen lo que el prosecretario de redacción de Los Andes, Marcelo Zentil describe con minuciosidad lo que observa del resultado de las votaciones para cargos legislativos ocurridas el domingo 14.  

· Proporciones y diferencias. Fernández Sagasti fue cabeza de lista como aspirante al Senado de la Nación por el Frente de Todos que lidera el PJ. Esta agrupación terminó segunda detrás de Juntos por Cambio que lideró el radical Alfredo Cornejo. La ventaja fue notable en el conteo de los votos en proporción fue de 49,5 a 26,1 por ciento.

· Modismos y alegorías. Cualquier comentarista político de los que venimos criados y educados en el siglo pasado podríamos haber dicho figurativamente sobre el resultado electoral que "que el PJ recibió una paliza" y no nos hubiera hecho "ruido" al leer esa figura.

· Con ojo gráfico. Gabriel Fernández cumplió con las conocidas premisas periodísticas (predominantes en la mayoría de los medios) con su ya conocida y poderosa pericia para hacer una abstracción de una idea escrita de un analista periodístico, sobre un hecho político. Y seguramente si esa evaluación política lo hubiera requerido, también podría haber dibujado a Cornejo "quiñado" por el resultado electoral.

· Tres escenarios. Los periodistas Ricardo Montacuto, Gabriel Conte y Santiago Montiveros mostraron distintas miradas del asunto en el aire de la Nihuil ayer lunes 29 en el programa Te digo lo que pienso que conduce el director del POST. Conte criticó a quienes critican a Los Andes invocando el derecho de libertad de prensa. Montiveros fue más descriptivo e interpretó que no hubo intención por parte del ilustrador de ejercer violencia de género. Y Montacuto analizó la situación como editor, que es, y concluyó que para evitar este tipo de conflictos no hubiera publicado el dibujo en cuestión. La secuencia de las miradas aportó pensamiento crítico para los oyentes en ese momento.

La contracara

Hablando de imágenes, es posible proyectar a esta altura de la segunda década del siglo 21 que hay en el horizonte algo irreversible, que es el cambio de época, donde todo, pero todo, es observado críticamente para revisarlo y cambiarlo, un fenómeno planetario evidenciado en las distintas sociedades pero en especial las conocidas como las "occidentales".

El debate sobre el dibujo de Gabriel Fernández repudiado por el PJ

· En términos sociales y políticos. En Argentina es notable la influencia del Movimiento Ni Una Menos que puso sobre la mesa pública la violencia de género, entendiendo esto como la violencia hacia la mujer por su histórico estado de indefensión física ante la opresión de sus compañeros varones y eso extendido a toda la simbología de predominio masculino instalado como una ley no escrita durante tiempos añejos, definido por los movimientos feministas como un sistema llamado "patriarcado".

· Ejemplo presidencial. El 25 de enero de 2017 cuando Alberto Fernández, ni imaginaba que en 2019 sería electo presidente de la Nación criticó a la actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner porque ella ironizó sobre una ilustración de Clarín, Hermenegildo Sabat.

· Un tuit prehistórico. El actual mandatario defendió a Sabat (fallecido en 2018) desde su cuenta de Twitter. Aquellas caricaturas eran editoriales en sí mismas. Sabat mantuvo durante años fuertes contrapuntos con CFK. Y esos cruces se produjeron por caricaturizar el rostro de la dirigente peronista y los más recordados fueron aquellos dibujos de la cara de Cristina moreteada en un ojo o con la boca cosida.

· ¿Se animaría? Mirando en retrospectiva ¿defendería Fernández  a Sabat hoy ante Cristina? Seguramente que no, por inconveniencia política, pero también porque hoy podría interpretarse, con más adhesión social, que lo del célebre caricaturista fue violencia de género. O dicho de otro modo, Sabat (por ignorancia) nunca aplicó la perspectiva de género para ensayar su mensaje político con sus ilustraciones.

· Perspectiva de género en los medios. Julia López es la Editora de Género de Unidiversidad, el sistema de medios de la UNCuyo. Ella propone en estas discusiones que hay que "forzar el lenguaje para forzar a la mente". En esta ocasión sería "forzar el lenguaje visual" (cambiar la imagen chocante del golpe a Fernández Sagasti), para "forzar la mente del ilustrador" y alejarlo del concepto relacionado con la violencia machista.

· Mirada aguda. Dice López desde su atalaya de editora: "Por supuesto que el reclamo no hubiera sido el mismo si el perdedor hubiera sido Cornejo. Porque él, en la relación desigual que existe entre los varones y las mujeres, en el sistema patriarcal, está del lado ‘opresor' y no del lado ‘oprimido'. Por eso es importante no reproducir la violencia hacia las mujeres y el estereotipo de subordinación. La violencia de género solo se puede ejercer hacia el género oprimido. La falta de perspectiva de género está en no entender que el género invisibilizado, es el género femenino y las entidades feminizadas. Reproducir una vez más la violencia que en este caso es a través de una ilustración, es reproducir la violencia física hacia una mujer y que además se trata de una reconocida militante política partidaria. Y esto no hace más que amedrentar a las mujeres a que participen política".