Turismo: la frontera cerrada es una bomba de tiempo - Mendoza Post
Jueves 3 Dic 2020
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Hoteles desde los cinco estrellas hasta los pequeños emprendimientos, turismo en general, gastronómicos, decenas de miles de familias de Mendoza, pymes, comercios, empresarios de todos los tamaños, están contando las horas para que la pomposa "Unidad de Coordinación General del Plan Integral para la Prevención de Eventos de Salud Pública de Importancia Internacional" -tal el nombre de esta nueva entidad burocrática- coordinada por el jefe de gabinete de Ministros de la Nación Santiago Cafiero, ponga luz verde al ingreso del turismo internacional a Mendoza. Porque empezó diciembre, y aún no hay novedades, a pesar de la insistencia en los pedidos planteados por el gobierno mendocino a Nación. "Estamos muy preocupados... hemos cumplido todo lo que pedimos... y ya avisaron que no habrá IFE más ATP... Lo que aún van a vivir las empresas del sector, es de terror..." confió anoche un funcionario del gobierno de Mendoza.

El lunes último, el gobierno nacional prorrogó la cuarentena hasta el 20 de diciembre. Y aunque flexibilizó las normas al pasar a casi todo el país salvo Bariloche y Puerto Deseado a "distanciamiento", inexplicablemente mantienen las fronteras férreamente cerradas al turismo extranjero, salvo para los viajeros de otros países que vengan a Buenos Aires vía Ezeiza, a modo de prueba piloto. Esos pasajeros deben contar con un "Seguro Covid" para cubrir eventuales gastos de internación, medicamentos, o tratamientos si contraen la enfermedad durante su estancia en la Argentina. Y deben realizarse en el mismo aeropuerto un test de PCR cuyo resultado les comunicarían dentro de 12 horas. De momento, sólo pueden ingresar al país viajeros de Brasil, Chile, Bolivia, Uruguay y Paraguay, y sólo por Ezeiza, aunque los uruguayos pueden hacerlo vía pluvial. Claro, además, deben completar tres declaraciones juradas. Una en su país de origen, otra en el aeropuerto internacional de partida, y una más en Ezeiza por pedido de la Ciudad de Buenos Aires.

Enterate: Chile: ¿Cuánto va a costar una semana en la playa?

En el "decreto ómnibus" del presidente, con las nuevas normas "de orden público", se contempla que cada gobierno provincial puede pedir  autorizaciones para el ingreso de extranjeros, con el fin de que puedan "participar de actividades habilitadas" a la (otra vez...) "Unidad de Coordinación General del Plan Integral para la Prevención de Eventos de Salud Pública de Importancia Internacional".

Turistas en una bodega. El sector pide a gritos que se abra la frontera.

Conseguir la nueva autorización para abrir las fronteras no es tarea sencilla. Una vez que Mendoza disparó los pedidos esta semana adecuados a la nueva normativa,  luego de haber rearmado protocolos y supuestos de acción en caso de contagios de extranjeros, deben intervenir la impronunciable "Unidad de Coordinación General...", la Dirección Nacional de Migraciones, la Secretaría de Interior del Ministerio del Interior, la Junta Nacional de Aviación Civil, el Ministerio de Transporte de la Nación, el Ministerio de Salud de la Nación, y el jefe de Gabinete que se reserva además la decisión de elegir desde qué países pueden llegar los turistas. Cientos de funcionarios públicos que probablemente nunca debieron afrontar sueldos y gastos de una pyme propia, están afectados a la tarea de abrir el ingreso de turistas extranjeros y de dólares al sector, que ha sido arrasado por la cuarentena eterna dictada por el gobierno nacional a un costo ruinoso para la economía real. En este enlace, se puede chequear el decreto completo que ordena el modo en que se debe pedir y autorizar una apertura de frontera. Parece de la guerra fría.

Arriba, Ezeiza. Abajo, Garulhos, en San Pablo, Brasil. Ambas imágenes fueron tomadas el mismo día por un pasajero mendocino en tránsito.

Los empresarios están a punto de perder la paciencia. Muchos han trabajado a cuenta gotas y sin turismo, con rebusques tales como reconvertir sus hoteles y establecimientos en hospitales, o en centros de aislamiento para los varados que iban llegando desde distintas partes del país. Otros se adaptaron como "viviendas temporarias" en alquiler. Pero la mayoría quedó a punto de fundirse. Las historias de los millones de pesos en cheques sin fondos, descubiertos imposibles, y financiación "blue" de los que pudieron acceder a ello, son de todos los días. Y esto, a pesar de que hubo IFE para emprendedores, ATP para empresas y trabajadores, créditos a tasa baja y otros paliativos, tipo aspirineta para el cáncer. Ayer, la AFIP confirmó que no hay más ATP y que para algunas empresas (las que sigan facturando menos que el mismo mes del año anterior), habrá un programas de asistencia REPRO II, que cubrirá hasta 9.000 pesos por empleado. El ATP cubría hasta 33.000. Para dimensionar el problema, en Mendoza fueron asistidos en el último ATP 4.800 empresas, la mayoría relacionadas al turismo y la gastronomía que da trabajo de modo directo a 28.000 personas, y muchas más en servicios relacionados, como guías de turismo y transporte.

Por lo pronto, si no se abre la frontera, esto explota, se funden los que quedan, y miles de personas pierden su trabajo. No hay magia. Si no hay ingresos, empresas, servicios y comercios del sector comenzarán a caer en dominó. Ayer lo comentaron entre varios ministros de diversas provincias que forman parte del Consejo Federal de Turismo junto al ministro nacional Matías Lamens.

Te puede interesar: La UAR levanta sanciones a los rugbiers Matera, Petti y Socino

Nuestra industria turística necesita de chilenos y brasileros de forma urgente. Los de Brasil por ahora no pueden llegar. Y los de Chile, sólo por avión y si tienen familiares en esta provincia. ¿A quiénes se le ocurren restricciones tan ridículas? La Argentina con una de las cuarentenas más estrictas y prolongadas del mundo, tiene peores cifras de muertos y contagios por millón de habitantes que países que lograron mantener sus economías andando, o que siguieron con las escuelas abiertas.

En el gobierno provincial esperan con ansias que aparezcan las autorizaciones para el ingreso de turistas extranjeros a Mendoza. Saben que la industria no resiste una temporada veraniega sin ingresos, luego de nueves meses a pan y agua, a pesar de las aperturas que fue disponiendo la provincia y que permitieron el turismo interno en pesos devaluados y ante una población aterrorizada por el avance del coronavirus. Sin embargo, podría haber una buena noticia esta semana. "Creemos que van a autorizar a los extranjeros que llegan a Ezeiza, a que se tomen un vuelo de Aerolíneas y vengan a Mendoza" sugirió una fuente del gobierno. "Nosotros ya hemos avisado que no vamos a pedir ninguna cosas más ni agregar exigencias a las que ponga Nación. La verdad es que si nos pusieran las mismas condiciones que a la prueba piloto de Ezeiza, es decir, que puedan ingresar turistas con seguro Covid, declaración jurada y PCR ya sea en lugar de origen o la frontera, estaríamos conformes" insistió.

La apertura del turismo nacional desde el 1 de diciembre seguro será un aporte, si la gente puede viajar. Hubo muchas consultas por el "Previaje", el subsidio a las vacaciones lanzado por Nación, pero sin reservas importantes por ahora según confirmó días atrás a Radio Nihuil Fernando Barbera, el titular de la Asociación Hotelera y Gastronómica de la provincia. También avisó que el 40 % de los locales gastronómicos cerraron, y que varios hoteles también bajaron la persiana. En tanto que muchos otros no trabajan desde el 20 de marzo.

La apertura de fronteras y turismo extranjero, una gran fuente de divisas para la provincia, no puede demorarse más. Hay miles de familias pendientes de esa decisión. Si no ocurre o se demora más, habrá más desempleo y pobreza. Es aritmética. No hay muchas vueltas más que dar.

Esta nota habla de: