Por qué Mendoza todavía resiste a la marihuana como agroindustria

Hay un debate político latente sobre cómo acceder a cultivar cannabis con fines medicinales y con objetivos de rentabilidad. Los emprendedores chocan contra los protocolos oficiales. Qué dice el autor de la ley y un estudio de opinión sobre el consumo de marihuana.

Por qué Mendoza todavía resiste a la marihuana como agroindustria

porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

José María Videla, el diputado del Frente Renovador es autor de la ley provincial 9298 de "Investigación médica y científica del uso medicinal de plantas del género Cannabis y sus derivados". Sus últimos días ha ocupado un escenario novedoso para la mirada pública que no termina de digerir la nueva imagen de la planta de marihuana como cultivo de uso medicinal y de producción agroindustrial.

El sábado 7 mayo, en el Barrio Cívico con la Casa de Gobierno de Mendoza de fondo, Videla compartió el micrófono del acto en adhesión al Día Mundial de la Marihuana.

"Escuchamos muchas demandas de parte de la gente respecto de la libertad de elegir y cultivar. Un reclamo por la estigmatización de la producción del cannabis que hoy es una industria que a nivel global facturó más de 20 mil millones de dólares. Creo que se va hacia un cambio cultural y se va aceptando la idea del cultivo para uso medicinal y personal para uso adulto y recreativo. En el debate de los candidatos al Senado de la Nación en Mendoza solo un candidato estuvo en contra de la libertad del consumo personal adulto", resumió para el POST.

Quincho: Paz en Alvear, efecto Milei-Casero, y otro envión por la 7722

Contra los "buenos hábitos"

El gobernador de Jujuy cosecha marihuana para uso medicinal industrial.

La imagen de Gerardo Morales del lunes 25 de abril, cortando plantas de marihuana de un cultivo intensivo para uso medicinal fue impactante, y marca un cambio de época para una agroindustria que busca espacio en la economía argentina que debate cada vez más y con más fuerza la matriz productiva de un país multicolor.

Esa foto no pasó desapercibida para el gobierno mendocino y menos para el liberal Videla que señaló que pronto se reunirá con el subsecretario de Agricultura Sergio Moralejo para discutir los protocolos de la Unidad de Cannabis por la rigidez de sus exigencias para los pequeños y medianos productores que quieren invertir en esta actividad agrícola incipiente.

Se trata de que quien decida emprender en el cultivo del cáñamo para uso medicinal debe pasar por "una evaluación de carácter agrícola, de salud, de seguridad y fitosanitaria". Exigencias que para Videla más que controlar el cultivo desalientan a los inversores.

¿Qué denota esta tirantez entre el autor de la ley que habilita la producción de cannabis para uso médico y el gobierno provincial? Que aún no está resuelta la discusión cultural, aunque parece inexorable el camino hacia la legalización del consumo con fines industriales, personales y recreativos.

Eso se hizo ver en las redes sociales. Usuarios a favor del consumo libre hacían notar que la dirigencia política mendocina estaba concentrada en la Fiesta de la Ganadería de Zonas Áridas que se organiza cada año en General Alvear mientras Videla estaba solo en el acto por la legalización del uso libre del cannabis.  

Qué debería hacer el próximo gobierno

 Mientras todo esto ocurría la consultora Zuban Córdoba hacía público su informe mayo de opinión pública sobre la actualidad política y socioeconómica de  Argentina. Allí le dedican un segmento al asunto del consumo de la marihuana. Vean con atención estos cuadros.

 

Hay cierta paridad de proporciones en el sondeo, pero es notable como en el segmento por "partido que votaría en 2023", entre los "liberales y libertarios" se mantiene una mayoría con la postura a mantener la prohibición del consumo con 44,7 por ciento que supera al 42,2 por ciento que está a favor de la legalización del consumo. 

También se nota como los "espacios de centro" con los que se identifica el radicalismo mendocino y el local Partido Demócrata ( donde tiene sus raíces Videla y que a la vez auspicia a Javier Milei entre nosotros) se definen en un 66  por ciento a favor de la legalización del consumo y 32 por ciento rechazan la propuesta liberadora de la marihuana.

Pionero cannábico

José María Videla, el liberal autor de la ley del uso medicinal de la marihuana en Mendoza.

José María Videla es la generación número 13 de su genealogía familiar. Los Videla llegaron a este valle en 1562. Se dedicaron a las actividades agrarias y se convirtieron en productores vitivinícolas, de hecho el diputado sostiene la tradición productiva en su finca y bodega de Agrelo. 

El devenir lo ha colocado en una tarea de pionero en la introducción del cultivo de cáñamo en Mendoza cómo si estuviera signado ancestralmente a impulsar una actividad agroindustrial. Estas son las ideas de Videla sobre esta actualidad de la incipiente industria del cannabis.

· CBD en el mercado. "Vamos a un camino productivo que es importante para producir divisas y trabajo para la provincia. Se va hacia la producción medicinal de distintos medicamentos con CBD (cannabidiol) que es una garantía para su uso paliativo".

· Como la uva. "Digo que la producción de cáñamo puede tener un desarrollo similar a la vitivinicultura analizando los números globales y haciendo un paralelismo con lo que pasa en California lo que pasa entre el cáñamo, cannabis y la vitivinicultura".

· Como California. "Tenemos grandes posibilidades de desarrollo como lo tiene California por las similitudes con nuestra provincia. Tenemos alguna ventaja porque podemos aprender y no cometer los errores de California. Acá todavía podemos generar una producción para pequeños y medianos empresarios".

· Donde cultivar. "La rentabilidad del cáñamo y el cannabis depende la zona que uno elija para cultivar es más rentable o no. Si uno tiene un terreno en zona productiva de vid sería difícil que se desarrolle una producción de cannabis en esa zona. Sí lo haría en zonas donde la vitivinicultura ya no se desarrolle u otras actividades agrícolas que han decaído".

· Protocolos duros. "La rentabilidad está relacionada con los protocolos entonces si son muy exigentes entonces no se podrá concretar la idea de la ley 9298 que es ayudar a que los pequeños y medianos productores se desarrollen".

· Protocolos liberales. "Por eso es que creemos que tener protocolos más adecuados para generar más actividad económica y que no solo sean grandes productores con capacidad económica no solo para hacer desarrollo sino para el mantenimiento de la inversión".