Con estos resultados, el FdT perdería la mayoría en el Senado - Mendoza Post
Por: Mendoza PostLunes 13 Sep 2021 5 días atrás

El resultado de las elecciones primarias (PASO) en las ocho provincias que elegirán senadores nacionales en noviembre encendió alarmas en el Frente de Todos debido a que si se repiten los números la bancada oficialista perdería seis bancas y dejaría de tener quórum propio.

La coalición Juntos por el Cambio, que tuvo internas entre varias listas de senadores en casi todos los distritos, se impuso en Chubut, Corrientes, Córdoba, La Pampa, Mendoza y Santa Fe, mientras que el Frente de Todos solo contó dos victorias: Catamarca y Tucumán.

Debido a que cada provincia elegirá en noviembre tres senadores (dos por la mayoría y uno por la primera minoría) el oficialismo perdería dos bancas por Chubut, una por Corrientes, una por Córdoba, una por La Pampa y otra por Santa Fe si los resultados de las PASO se repitieran en los comicios generales.

El Frente de Todos reconoció el mensaje de las urnas.

Actualmente el bloque del Frente de Todos que en los hechos lidera la vicepresidenta Cristina Kirchner tiene 41 bancas, mucho más que las 37 que se necesitan para tener quórum, mientras que Juntos por el Cambio suma 26, incluida la de la aliada santafesina Alejandra Vucasovich.

Esos números cambiarían drásticamente si el oficialismo fuera derrotado de la misma forma en las elecciones de noviembre, dado que perdería seis de los 15 escaños que pone en juego, mientras que el principal interbloque opositor ganaría cinco, lo que dejaría al Frente de Todos con 35 votos propios y a Juntos por el Cambio con 31.

En Córdoba, Luis Juez fue el gran ganador.

El resultado más adverso para el Gobierno se produjo en Córdoba, donde las cuatro listas de Juntos por el Cambio sumaron el 47,8% de los votos, contra el 24,4% de Hacemos por Córdoba (el partido del gobernador Juan Schiaretti) y el magro 10,9% del Frente de Todos.

Te puede interesar: Así quedó el mapa electoral: el PJ perdió en 18 de las 24 jurisdicciones

La interna opositora fue favorable a la lista de senadores que encabeza Luis Juez junto a Carmen Álvarez, quienes ingresarían a la Cámara alta junto a Alejandra Vigo, de Hacemos por Córdoba, mientras que el senador del Frente de Todos Carlos Caserio perdería su banca, si se repitieran los resultados.

Javier Milei fue la sorpresa: quedó tercero en CABA.

Una de las mayores sorpresas en las PASO de senadores para el Frente de Todos se dio en La Pampa, provincia gobernada por el peronismo donde, sin embargo, Juntos por el Cambio sumó el 43,8% contra el 38,1% del Frente de Todos.

Ver: Alberto Fernández: "Evidentemente algo no hemos hecho bien"

Así, entrarían al Senado Daniel Kroneberger y Victoria Huala, mientras que por el Frente de Todos ingresaría Daniel Bensusán y perdería una banca respecto de las dos que tiene actualmente por esa provincia.

La otra derrota fuerte para el oficialismo nacional fue en Santa Fe, donde Juntos por el Cambio ganó con el 40% de los votos y le sacó una significativa ventaja al Frente de Todos, que cosechó apenas el 29,8%.

La periodista Carolina Losada ganó las PASO de Juntos por el Cambio.

Ambas alianzas tuvieron internas que, en el primer caso, dieron como ganadora a la lista de Carolina Losada y a Dionisio Scarpin (UCR), que se quedarían con las dos bancas de mayoría mientras que la de minoría sería para Marcelo Lewandowski, el ganador de la primaria del Frente de Todos.

Ver: Santilli y Manes le ganaron al kirchnerismo en Buenos Aires

Con ese resultado, se quedaría quedaría afuera de la Cámara María de los Ángeles Sacnun, una de las senadoras más cercanas a Cristina Kirchner.

En Chubut Juntos por el Cambio se impuso con el 39,5% de los votos contra el 26,6% del Frente de Todos: en noviembre, con el mismo resultado, ingresarían Ignacio Torres y Edith Terenzi (ganadores de la interna opositora) y por el oficialismo entraría Carlos Linares.

En esta provincia el Frente de Todos tiene actualmente los tres senadores, por lo que perdería dos bancas en noviembre.

Por otra parte, en la provincia de Corrientes la alianza gobernante ECO (expresión local de Juntos por el Cambio) se impuso con el 58,8% contra el 34,4% del Frente de Todos y, con esos guarismos, entrarían en diciembre Eduardo Vischi y Gabriela Valenzuela por la oposición, mientras que el oficialista Carlos Espínola retendría su banca.

En Mendoza no hubo sorpresas: en la provincia gobernada por el radicalismo Juntos por el Cambio obtuvo un cómodo 43% mientras que el Frente de Todos consiguió apenas el 25,2%: el radical Alfredo Cornejo ingresaría al Senado junto a Mariana Jury tras haber ganado con holgura la interna y la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti mantendría su escaño.

El Frente de Todos logró una victoria en Tucumán con el 48,6% de los votos y la interna entre la lista apoyada por el gobernador Juan Manzur y la de su vice, Osvaldo Jaldo, fue para el primero, de manera que silos resultados se repiten en noviembre ingresarían Pablo Yedlin y Sandra Mendoza.

En tanto, en la PASO de Juntos por el Cambio ganó la boleta encabezada por el intendente de la capital tucumana, Germán Alfaro, quien entraría a la Cámara alta por la minoría.

Por último, en Catamarca el oficialismo consiguió el 51,1% de los votos contra el 31,4% de la oposición, por lo que el Frente de Todos retendría las dos bancas que tiene actualmente y serían ocupadas por Lucía Corpacci y Guillermo Andrada, mientras que la banca por la minoría sería para el actual rector de la Universidad Nacional de Catamarca, Flavio Fama.

El Frente de Todos quedaría como segunda fuerza en Diputados

Si bien el dato determinante será el resultado de las elecciones generales de noviembre, los números de las PASO desfavorables para el oficialismo quedaría relegado en la Cámara de Diputados como primera fuerza, pasando de las 120 actuales a 111.

La alianza Juntos por el Cambio tomaría la delantera como fuerza mayoritaria, llegando a 118 bancas propias, un número muy por encima de las expectativas que le permitirá manejar el quórum en acuerdo con bancadas minoritarias de la oposición.

En la provincia de Buenos Aires, el oficialismo arriesgaba 17 bancas en la Cámara baja, ya que esa era la cantidad de cargos que había obtenido con la elección que traccionó la candidatura a senadora de Cristina Kirchner en 2017, la elección con la que debe cotejarse estos comicios de medio término.

Con el 33,5% de Victoria Tolosa Paz, el Frente de Todos accedería a apenas 14 bancas, sacrificando tres.

La contracara es Juntos por el Cambio, donde ocurre el proceso inverso: pone en juego 14 bancas y cosecharía 17, avanzando así tres casilleros en esta carrera por el control de la Cámara baja.

Otra caso paradigmático del repliegue parlamentario del Frente de Todos es la derrota contra todo pronóstico en La Pampa, con Juntos por el Cambio dando el batacazo por 10 puntos de diferencia.

De esta manera, la principal coalición opositora ganaría una banca en detrimento del Frente de Todos, que la perdería.

En Neuquén, el Frente de Todos se quedaría con las manos vacías si se tradujeran los mismos resultados en la general de noviembre, y de esa manera perdería una banca.

Lo mismo sucedería en Río Negro donde pone en juego dos escaños y sólo obtendría una sola.

Otro distrito donde el oficialismo tuvo un muy duro traspié es la provincia de San Luis, donde la conversión de los hermanos Rodríguez Saá no cayó bien en los puntanos, que los castigaron en las urnas: perderían las dos bancas que pone en juego, mientras que Juntos por el Cambio lograría una banca adicional.

Misiones, Salta y Tucumán son otras provincias donde Juntos por el Cambio pudo dar un salto electoral y si repitiese la misma producción en noviembre accederá a una banca adicional por cada uno de esos distritos.

Esta nota habla de: