Por una cabeza: la historia íntima del cóndor del Acceso Este

La tormenta de piedra de febrero descabezó al emblemático monumento y se desató una polémica pública por la reparación o por el reemplazo de la escultura. Aquí el recorrido del cóndor creado en 1930 y dos veces decapitado.

Por una cabeza: la historia íntima del cóndor del Acceso Este

porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

Si tuviéramos que resumir para quien esté sin mucho tiempo, al inicio de la lectura de este informe, diríamos que el Cóndor del Acceso Este tiene 92 años y perdió dos veces la cabeza (la última vez por la tormenta del jueves 24 de febrero). Estuvo en "cautiverio" durante 28 años en un galpón de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV). Y hace 64 años que fue emplazado sobre una figura representativa de otro cóndor.

Y para quienes se animan a seguir esta historia quizá les interese saber que el creador fue el artista catalán Juan José Cardona Morera quien con 22 años se radicó en Mendoza en 1916. Luego, en 1930 le dio "vida" al cóndor más conocido de este momento.

Y si el interés por conocer esta remembranza no ha decaído, entonces es justo que se sepa que el cóndor fue pensado como la maqueta de una escultura de bronce, en realidad, serían dos aves andinas bronceadas que coronarían el monumento Canota en honor a la expedición libertadora a Chile. Pero ese proyecto nunca fue terminado y el cóndor quedó archivado casi tres décadas. Otro sería su destino. Terminó posándose sobre el dorso de una figura de concreto tal como nos recibe cada vez que ingresamos a la Ciudad.

Qué harán con el Cóndor descabezado del Acceso Este

Un Varón en retrospectiva

La foto de portada de esta reseña es de Juan Carlos Álvarez abrazando a su protegido, el cóndor ahora sin cabeza. Para quienes gustan del tango deben reconocer a Juan Carlos como "el Varón Álvarez", gran cantor mendocino de la música rioplatense. Álvarez está marcado por la influencia de su ídolo de infancia el recordado cantor uruguayo Julio Sosa. Es uno de los tantos talentos artísticos de estos lares y es parte de la historia popular y cotidiana, además en otros círculos del arte también es valorado como ilustrador, dibujante y escultor.  

Varón Álvarez canta tangos y esculpe figuras como la cabeza del cóndor.

Dicho de otro modo "el Varón" es un eslabón importante en esta revisión. En 1977  con 28 años moldeó la cabeza del cóndor, la misma pieza que cayó como "víctima" de una manga de piedra de febrero pasado. Es decir el cóndor ya había sido degollado una primera vez. Cuenta el cantor-escultor que nunca se supo fehacientemente cómo el cuerpo del cóndor se quedó sin cabeza hace 45 años. Presume que la escultura fue vandalizada por las pedradas que recibía desde un gran montículo de ripio y piedras justo a donde estaba el monumento y mientras se construía el empalme con el Acceso Sur. "El rumor que se había corrido era que los gitanos se habían robado la cabeza del cóndor, porque se creía que era de bronce", recordó Álvarez.

Instado por el POST, el Varón detalló que siendo empleado de la DPV (es jubilado de esa repartición donde trabajó 35 años) un jefe técnico le preguntó si se animaba a arreglar "urgente" el cóndor decapitado, el apuro se debía por la proximidad de la inauguración del Acceso Sur.

Cuando pudo ver la escultura se dio cuenta que era de yeso así que emprendió la nueva cabeza que le demandó unos cuatro meses de estudio y de observar a los cóndores en cautiverio en el antiguo zoológico, para lograr plasmar la cabeza perdida. La pieza insertada en la escultura fue construida con un armazón de hierro, modelada y esculpida en cemento. Pasaron veinte años de aquella restauración y Álvarez en 1997 volvió a "curar" la escultura pero en el cuerpo del cóndor.

El artista entiende que en estos tiempos pandémicos quizá no se le hizo un mantenimiento adecuado. "Todos los años se lo reacondiciona y se pinta porque va perdiendo el color. Lo más probable es que las lluvias del verano lo fueron deteriorando hasta que la tormenta de piedra lo terminó destruyendo", proyectó.

La cabeza cortada y el monumento descabezada.

Varón Álvarez tiene una propuesta en esta etapa de recuperación del cóndor basado en su sentido de pertenencia con la escultura. "Creo que puedo ayudar con mi conocimiento para recuperar al cóndor, pueden contar conmigo para hacer mi aporte porque ya hice esa tarea", propone a través de esta crónica.

Pensado para Canota

La figura de Cardona Morera está escondida entre los pliegues de estas historias, sin embargo es muy reconocido por sus obras que ornamentaron muchos hitos urbanos de Mendoza además de una gran producción de esculturas mortuorias. Formaba parte de la comunidad artística local y nacional. Como ejemplo de sus vinculaciones artísticas e intelectuales solo basta decir que tenía amistad añosa con el gran pintor de La Boca, Benito Quinquela Martín.

Una de las primeras imágenes de Cardona cuando se radicó en Mendoza.

El cóndor fue proyectado para el monumento en Canota y el plan fue abandonado en la década del '30 por falta de fondos durante la gobernación del demócrata Ricardo Videla

La nieta del escultor Rosana Cardona es una fiel guardiana de la memoria del artista que murió en 1969 a los 75 años en Mendoza. En 1958 el escultor dio el aval para que su cóndor fuera emplazado en la Avenida de Acceso. Al no estar pensada la obra para un lugar como el acceso vial a Mendoza la estatua se tuvo que adecuar, en especial las alas que fueron reemplazadas por otras de chapa. 

"La escultura es de 1930 y las alas, por la misma posición y por el peso, se iban a quebrar en donde se iba a colocar en 1958", advierte Rosana quien también es artista.

Imagen del proyecto del monumento en Canota donde se evidencias los cóndores que nunca se hicieron (Archivo Histórico Provincial).

La mujer recordó que fue un artesano herrero que trabajaba en Vialidad el encargado de hacerle las nuevas alas metálicas en esa posición. "No son alas de paloma sino que fueran hechas así para sostener el equilibrio porque la base del cóndor es de 45 centímetros", aclara.

El conjunto escultórico se colocó primero casi al frente del Hospital Italiano y cuando se hizo la remodelación del Acceso Sur se corrió hacia adelante unos doscientos metros. El recuerdo continúa hasta 1965 cuando Canal 9 le pidió permiso a Cardona para ocupar la imagen del cóndor como señal en la apertura de emisión. "Mi abuelo les agradeció (que le hayan reconocido la autoría al pedirle permiso del uso de la imagen de su obra) y les auguró éxitos", señala la descendiente del escultor.

El último registro de Cardona Morera fue el miércoles 13 de abril cuando la Cámara de Diputados de la provincia votó una declaración  expresando "el agrado por la extensa obra del Escultor Juan José Cardona Morera en mérito a los valores históricos, sociales y artísticos que representa para nuestra Provincia".

En busca de la cabeza perdida

Trofeo de tormenta. Un pibe posa con la cabeza del cóndor.

Rosana Cardona reconoce a Varón Álvarez como el primer restaurador y quien tiene el molde de aquella cabeza caída por la tormenta de febrero. Además remarcó que los últimos estudios para restaurar al cóndor la realizó el escultor Miguel Marchionni discípulo de Cardona Morera. El costo estimado para esta renovación de acuerdo a las crónicas llegaría a 9 millones de pesos, esto más el deterioro de la escultura de yeso hizo que el Municipio de Guaymallén anunciara que reemplazaría la escultura. 

Finalmente intervino el gobernador Rodolfo Suarez y el intendente Marcelino Iglesias actualizó la situación a este medio.

"Vamos a hacer convocatoria amplia a través del Consejo Patrimonial Provincial, la Universidad, los artistas plásticos, y todos los que quieran opinar para que elaboren el concurso. El Municipio no lo va a elegir a dedo. La única condición que vamos a poner es que se haga con materiales que soporten la intemperie para no estar repitiendo en periodos tan cortos las restauración. Solo eso voy a decir para que no haya malas interpretaciones", dijo Iglesias midiendo sus palabras ante la consulta de este medio.

El símbolo sobrevuela

La médica veterinaria Jennifer Audrey Ibarra iniciadora de la proteccionista Fundación Cullunche, subraya en su libro "El cóndor de los mendocinos", donde incluye al ahora accidentado cóndor del Acceso Este, que esta soberbia ave carroñera de la familia de los buitres americanos es una imagen que llevamos internalizadas y por eso es identitaria de nuestra población.   

Detalle del libro "El cóndor de los mendocinos" de Jennifer Ibarra.

Ibarra le atribuye un sentimiento épico al cóndor que sobrevuela el cielo andino y ha sido privilegiado testigo de epopeya sanmartiniana y que por eso el cóndor aparece en toda la simbología histórica mendocina. Quizá por eso cuando el cóndor fue descabezado causó conmoción y surgió una defensa popular inusitada hacia la figura que se hizo notar en los medios y la redes sociales. Por eso  sentencia Ibarra:

El cóndor es el Espíritu de Los Andes
El cóndor es el Cóndor de los mendocinos