La DGE avala la quita de planes sociales por ausentarse a clases

En el último día de paro docente, tomó temperatura el debate por la presencialidad en las aulas defendida por el titular del gobierno escolar, José Thomas. Con este argumento criticó al SUTE en la pelea por los salarios.

La DGE avala la quita de planes sociales por ausentarse a clases

porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

En medio de la tensión creciente entre el gobierno de Rodolfo Suarez y el gremio docente por el reclamo salarial con días de paro y movilizaciones en las calles, se vuelve plantear la quita de subsidios a los padres que no manden sus hijos a la escuela.

Este miércoles 10 de agosto es el último día de los tres de huelga declarados por SUTE de Mendoza para esta semana. En ese contexto, esta discusión se presenta como un condimento más para tensar el problema socioeconómico que significa la educación mal dada y mal paga. 

Desde ayer se instaló el debate importado desde CABA. Es una medida a favor de la presencialidad en las aulas, argumentan desde el gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta. En Mendoza la disposición anunciada por la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, tuvo eco favorable por parte de la Dirección General de Escuelas (DGE). "Todo estímulo positivo hacia los padres para el presentismo es bueno en un momento que se ha relajado el presentismo", se expresaron desde el gabinete del gobierno escolar.

CABA les quitará los planes sociales a quienes no envíen a sus hijos a la escuela

La AUH por presentismo

El titular de la DGE, José Thomas, defensor del presentimos escolar.

"No se puede opinar en particular sobre la medida de CABA, pero durante mucho tiempo en ANSES aplicó esa medida en el otorgamiento de la Asignación Universal por Hijo (AUH). Siempre son medidas positivas, como todas las medidas que vinculen las obligaciones de los padres a enviar a sus hijos a la escuela para garantizar el derecho a la educación", insistieron.

La ministra Acuña levantó fuerte su imagen pública. Se la escuchó y vio en distintos medios del país defendiendo la decisión de Larreta quien cada vez más acentúa su perfil como candidato a presidente opositor con medidas que van en contrario a las políticas educativas con la Nación supuestamente impulsadas por el kirchnerismo.

En Mendoza el titular de la DGE, José Thomas también emergió esta semana fuerte contra el paro impulsado por el gremio de la educación y ubicó en su mira al secretario gremial Gustavo Correa como el ideólogo kirchnerista que rechaza la presencialidad en las aulas.  

El SUTE en la calle

En medio de la puja por la recomposición salarial las declaraciones del funcionario parecieron darle más calor al caldero. Y precisamente el presentismo en las escuelas en estos días de paro fue uno de los aspectos que el gobierno se ocupó de contabilizar para desalentar la medida de fuerza. 

Un aspecto muy criticado por los directivos de las escuelas se hizo escuchar en estas jornadas de protesta. Fue la irrupción de policías ante las personas responsables a quienes le pidieron los registros de asistencia del personal educativo y estudiantes. Una medida de la que nadie responsable de la fuerza de seguridad aun ha respondido, pero que preocupó mucho a los directivos de las escuelas.

Se espera una gran movilización extendida en todo el arco estatal porque a la medida del SUTE se sumarán en la calle varios sindicatos estatales además de las organizaciones sociales como el Polo Obrero que tendrán un motivo más para marchar al ver en peligro los subsidios que al contrario, reclaman que se aumenten para los sectores más vulnerables. 

El Gobierno y AMPROS

Por 87 votos se impuso el "sí" entre los profesionales de la Salud y se aceptó la oferta salarial.

Mientras el Gobierno mostró ayer, martes 9, que cerró acuerdos salariales con gremios y sectores estatales vinculados con las áreas administrativas. Pero su mayor logro es la aceptación de la propuesta salarial por parte de los profesionales de la salud ya que ganó el "sí" por escaso margen en el referéndum  que convocó el sindicato AMPROS.

Claudia Iturbe la titular del gremio, señaló desde el sitio de información sindical: "El mensaje es muy claro, los profesionales han expresado que no les alcanza el salario para compensar la pérdida del año 2020, en el que no hubo aumento, que no pueden afrontar la escalada inflacionaria y que no se ha producido un reconocimiento expreso a su labor esencial durante la pandemia".