Sequía: Potrerillos quedará más vacío a fin de año

El aumento de la demanda hídrica por el inicio de la actividad agrícola se comenzará a sentir dentro de un mes en el nivel del embalse. Proyectan una época estival calurosa, lo que puede resentir el riego.

Sequía: Potrerillos quedará más vacío a fin de año

porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

Ni las mayores nevadas de este año, ni rezándole a Santa Rosa para que nos regale una tormenta bien cargada de agua nos hará tener más líquido disponible para el verano, por lo que la sequía se sigue prologando en el Oasis Norte de Mendoza, donde se concentra la mayor parte de la población de la provincia.

Dentro de un mes, el  viernes 16 de septiembre, y de acuerdo a las estimaciones del Departamento General de Irrigación (DGI), se comenzará a sacar agua del dique Potrerillos para irrigar en el nuevo año hídrico que comenzará con un déficit de un 17 por ciento por el bajo contenido de agua que tiene el embalse. Y el inicio del año hídrico se hará sentir cuando se note más paisaje de sequía alrededor del lago artificial enclavado en la precordillera.

Marcelo Landini es el subdelegado de Aguas de la Cuenca del Río Mendoza y advierte esta situación cuando comenzará el nuevo ciclo agrícola y el consumo de agua se incrementará además con una previsión de un periodo estival de altas temperaturas para la región.

Profecía hebrea: por la sequía, Mendoza deberá bajar el consumo de agua

Nieve y tormenta

Postal invernal del río Mendoza a altura de Potrerillos.

La acumulación de nieve para deshielo llegará a un 70 por ciento de lo normal, de acuerdo a la proyección que hace el funcionario del DGI, y espera que para fines de agosto la tormenta haga su trabajo y aumente un poco más el caudal níveo para "almacenar" un poco más de agua.

Transitamos tiempos en que una gota de agua ha comenzado a cotizar en alza, sobre todo para las actividades agrícolas, que forman el sector productivo que se resiente cuando la demanda poblacional aumenta. Estas son las consideraciones de Landini para el POST.

· Por qué Potrerillos está con poca agua. Estamos en tiempo de sequía y este año hídrico que está por finalizar hemos tenido menos de 800 hectómetros cúbicos, con suerte llegamos a 750. Este año estamos al 50 por ciento de un año "medio". Eso nos ha dejado con el embalse Potrerillos bajo. Tuvimos que repartir agua para potabilizar principalmente y el resto tratar de satisfacer mínimamente a los productores. 

· Cuánta nieve. La acumulación de nieve está entre un 60 a 70 por ciento de un año normal de nieve. No es malo porque estaremos algo mejor que el año pasado. Todavía esperamos la tormenta de Santa Rosa que sabe venir bien cargada. 

· Para qué se ocupa el agua en invierno. El río Mendoza nunca cierra el grifo. Durante la "corta" hemos estado erogando un caudal mínimo que se ocupa para enfriar Centrales Térmicas Mendoza que aporta la mayor parte de energía para el Gran Mendoza. De ahí se deriva para agua potable porque la demanda es permanente y hay un sobrante que va por los canales como riego de invierno.

Así se ve el embalse Potrerillos.

· Agua para fin de año. Vamos a iniciar el año con 68 por ciento de cota del embalse cuando lo normal sería que lleguemos al 85 por ciento, es decir que vamos a tener un déficit de agua en los primeros meses. Será a partir del 16 de septiembre y  en octubre y noviembre tendremos que erogar para la temporada de primavera y heladas. Eso se notará con la baja mayor del embalse.

· El desbarre del fondo. La limpieza del fondo del dique impactó poco en el volumen de agua en el embalse. Potrerillos tiene 780 metros cúbicos y esa operación demandó medio hectómetro. Y fue necesario para tener libre la válvula de seguridad del dique.

· Agua de lluvia. La únicas lluvias que podemos "guardar" son las de alta montaña a través de los colectores aluvionales que van a Potrerillos. De ahí en más, en todas las lluvias que se producen abajo del dique Cipolleti no hay mecanismos de guarda de agua de lluvia. Hay una obra proyectada sobre el Cacique Guaymallén pero es "faraónica", millonaria, que llevaría agua a un dique de contención.