Nueva Ley de Teletrabajo: ¿más derechos para quién? - Mendoza Post
Viernes 22 Ene 2021
porAna Paula Negri
Periodista

La reciente regulación de la ley de teletrabajo generó críticas y adhesiones de diferentes sectores. Los puntos principales tienen que ver con la reversibilidad, la desconexión digital y el rol de los sindicatos en la negociación de los convenios colectivos de trabajo.

Esta semana, el diputado nacional Luis Petri (Juntos por el Cambio) detalló en un hilo de Twitter sus críticas sobre la letra chica de la ley, a pesar de que la votó a favor. Desde su perspectiva, la ley de teletrabajo desalienta a las empresas y le da mayor poder a los sindicatos.

Sobre este punto, la diputada nacional Marisa Uceda celebró porque considera que es mejor tener un marco normativo a no tener ninguno. "La regulación es un muy buen primer paso. Es un sistema de trabajo que está atravesado por las Tic (tecnologías de la información y comunicación) y siempre va a haber un atraso. Ninguna ley es perfecta, pero no tenerla es peor", destacó la legisladora.

Diputado Nacional Luis Petri.

En diálogo con el Post, Petri explicó: "El sindicalismo argentino nunca avaló la reglamentación del teletrabajo en la Argentina", y sostuvo que esta ley deja librado los derechos de los trabajadores a los convenios colectivos dándole mayor poder a los sindicatos.

Por su parte, Uceda aseguró que "tanto ésta ley como la de contrato de trabajo apelan a la buena voluntad de sus partes, pero la relación laboral es de poder, donde una de las partes tiene más que la otra y los gremios son el instrumento para igualar ese poder, es la voz del trabajador".

Ver también: Se reglamentó el régimen para los contratos de teletrabajo

La diputada peronista sostuvo que mientras más derechos laborales se obtienen hay mayor productividad por parte de los trabajadores. "Del 2003 al 2010 la Argentina creó más puestos de trabajo y fue cuando más derechos laborales hubo. Durante el macrismo hubo muchas más amenazas de flexibilización laboral", aseguró.

El radical Petri, por su parte, afirma que la empresa no le va a permitir a los trabajadores teletrabajar porque no hay derecho del empleador a revertir esta situación.

Diputada Nacional Marisa Uceda.

El artículo 8° de Reversibilidad dice: "Recibida la solicitud de la persona que trabaja, con la sola invocación de una motivación razonable y sobreviniente, el empleador o la empleadora deberá cumplir con su obligación en el menor plazo que permita la situación del o de los establecimientos al momento del pedido. En ningún caso dicho plazo podrá ser superior a TREINTA (30) días".

Esto implica que el pedido del trabajador para teletrabajar precisa de "una motivación razonable y sobreviniente", dos conceptos amplios que quedarán a interpretación del empleador o de los convenios que consigan echar mayor luz sobre este punto.

El legislador sostuvo: "Va en contra de los derechos del empleador porque es quien tiene la dirección técnica, jurídica y económica. Si la empresa necesita que el trabajador vuelva al establecimiento porque las condiciones se modificaron, no lo pueden pedir".

Ver también: ¿Quién trabaja más en casa? Un informe sobre teletrabajo en Mendoza

Ante esto Uceda sostiene que los abusos de poder suceden de los dos lados, es por eso que las leyes de contratos de trabajo apelan a la buena voluntad de sus partes para funcionar. Así también interpreta el artículo que describe el derecho a la desconexión digital que resulta indispensable para las mujeres especialmente que trabajan desde la casa. Incluso la ley alienta a compartir las tareas de cuidado para que no pesen solo sobre las mujeres.

Según dice la ley, el empleador puede comunicarse con el empleado fuera de los horarios de trabajo en caso de que "resulta indispensable por alguna razón objetiva" y "en todos los supuestos, la persona que trabaja no estará obligada a responder hasta el inicio de su jornada". Esta es una regulación que ayuda a regular trabajos transnacionales.

Esta nota habla de: