En detalle, así será la vuelta al aula en Mendoza - Mendoza Post
Viernes 19 Feb 2021
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

El lunes 1 de marzo más de la mitad de los casi de 600.000 alumnos mendocinos  empezará las clases desde su casa.  La semana que viene les dirán quién va al aula, y quién no. Luego, habrá varios días de organización de tiempos y espacios. No habrá un horario de ingreso, sino un "rango" para dejar a los alumnos y alumnas en cada establecimiento. Los docentes no deberán trabajar ni un minuto más que su carga horaria prepandemia, y no habrá realmente "clases virtuales" para quienes no puedan asistir a las presenciales, sino un sistema de monitoreo, interconsulta y seguimiento entre maestros y alumnos. Además, la variable de ajuste que permita coordinar grupos más chicos en espacios más grandes con presencialidad y virtualidad, será el contenido. A diez días del inicio de clases en medio de la pandemia y apostando a una presencialidad que dependerá de demasiados factores, son éstas las certezas que se pueden confirmar a la espera de una resolución de la Dirección General de Escuelas que su titular José Thomas firmará hoy: el protocolo de inicio de clases. La Biblia para arrancar, el plan maestro que regirá el Operativo Regreso al Aula que será prácticamente un gemelo del ya aprobado por el Consejo Federal de Educación el viernes último, antes del largo feriado de carnaval. "No tendrá particularidades mendocinas" dicen en el gobierno, aunque habrá que esperar la oficialización de la norma.

El inicio de clases en Mendoza será una acción en gran escala que involucrará por lo menos a un millón trescientas mil personas -sino más- entre alumnos y sus familias, docentes, no docentes y directivos, operativos de seguridad y transporte público y privado de pasajeros. La provincia estará pendiente del timbre de las 8:00 de la mañana el lunes 1. Y la maquinaria educativa comenzará a funcionar como se pueda.

Anoche, tarde, no estaba disponible aún el borrador de la resolución con el protocolo final que los equipos técnicos de la DGE estaban terminando de pulir. Sin embargo, ya se sabe que estará apegado al "protocolo base" aprobado el viernes pasado por el Consejo Federal Educativo, 10 páginas y un anexo con unas cuantas ideas de cómo proceder si se producen casos de contagio en las escuelas. El protocolo nacional es estrictamente sanitario y apenas contiene pautas pedagógicas que digan exactamente cómo se van a repartir los tiempos de aprendizaje. Sí indica lineamientos de cómo organizar los espacios, los grupos de trabajo, y el tiempo:

La cantidad de alumnos que empezarán las clases dependerá -a suerte y verdad- del espacio físico de cada escuela (podrán usar salones de usos múltiples, patios, pasillos, galerías, gimnasios, laboratorios, salas y comedores para dar clases, y hasta plazas o espacios cercanos). Además, la presencialidad estará en función de la cantidad de alumnos y docentes que estén en grupos de riesgo, de los contagios, y fundamentalmente, de los casos sospechosos. Cada vez que suene el alerta de probable positivo, o de alumnos o maestros con síntomas, ello implicará el aislamiento por diez días de cursos enteros y decenas de personas. Pasadas las primeras dos semanas de clases, podrá haber un mapa más claro de la asistencia a las aulas.

Ayer, la directora de Educación Superior Graciela Orelogio dijo que estaban trabajando "en todas las situaciones posibles de contagio" para dejar establecidos los procedimientos sanitarios. Sin embargo, el plan operativo de cada escuela deberá ser diseñado por el equipo propio, porque en definitiva el funcionamiento dependerá de la matrícula individual de cada establecimiento, de la cantidad de maestros disponibles, de los metros cuadrados del colegio y de las aulas, y hasta de la cantidad de entradas y salidas y de ventilación disponibles. Ayer mismo, en unas jornadas docentes, algunas maestras preguntaban "qué debemos hacer", según contaron fuentes del SUTE.

Thomas recorrió escuelas el 12, con el regreso de algunos alumnos.

Y aunque las dudas persisten, podemos adelantar varios aspectos del inicio de clases. No todos se comunicarán en la resolución que Thomas firmará hoy y que será oficial desde el lunes en el Boletín Oficial. Y puede que haya cambios ya que hoy habrá una segunda reunión de la "mesa inter institucional" que armó la DGE, en la que participan los gremios, funcionarios del gobierno escolar, transporte, varios ministerios, y hasta asociaciones de padres. Los detalles de la reunión anterior se pueden consultar aquí.

No empiezan todos

En el curso de la semana, el sistema público de Mendoza comunicará a través del GEM (sistema de Gestión Educativa Mendoza) y de su aplicación GEM PAD, más todos los sistemas disponibles que estuvieron en red el año pasado, quiénes son los alumnos que deben concurrir el 1 de marzo a clases. "Tiene que ir el que le toque" confirmaron en la DGE. Esa comunicación comenzará a ocurrir desde el mismo lunes. ¿Cuántos son? Va a depender del plan operativo de cada escuela, y de la cantidad de chicos que puedan albergar a la vez, de modo de respetar los 2 metros entre cada uno establecidos en el protocolo nacional. La otra variable es la cantidad de maestros disponibles para trabajar en la presencialidad. Según el gobierno, menos del 20 % de la totalidad de los docentes pertenece a grupos de riesgo. Lo que se ignora, de momento, es cuántos chicos pertenecen a familias con personas de riesgo. Esos alumnos estarán "dispensados" de asistir a las escuelas. Lo mismo que los chicos con alguna patología que se pueda asociar al coronavirus.

Este año aún no hay un número firme de matrícula. Pero el año anterior fueron 580.000 los alumnos que arrancaron el ciclo lectivo. Este lunes 1 lo haría mucho menos de la mitad.

No habrá actos

La decisión ya está tomada. Demasiado estrés significará el regreso a la presencialidad con el coronavirus aún en la calle y las preocupaciones que ello implica. Por eso, decidieron que las clases simplemente van a empezar y que no habrá un acto de inicio de ciclo lectivo. Tampoco se sabe si el gobernador Rodolfo Suarez o el Director de Escuelas José Thomas harán una recorrida. Sin embargo, el regreso a las aulas de miles de chicos será una de las noticias del año. ¿Cómo rehuir la tentación de estar en esa foto?

La vacuna

El operativo de vacunación a los docentes es motivo de preocupación entre los maestros y sus familias, que a pesar de los protocolos estarán expuestos a los contagios, sobre todo aquellos que trabajan en más de una escuela. Fuentes del gobierno confirmaron ayer que ya está diseñado el operativo para vacunar a unos 10.000 docentes mendocinos, priorizados de la siguiente manera por el Consejo Federal de Educación el viernes pasado:

Primer grupo: Personal de dirección y gestión, supervisión e inspección, los docentes frente a alumnos y alumnas de nivel Inicial (incluye ciclo maternal), los de primer ciclo del nivel primario, (1°, 2° y 3° grado) y los de educación especial. 

La llegada de vacunas a Mendoza.

 Segundo grupo: Celadores, porteros, personal de apoyo a la enseñanza, todo otro personal sin designación docente pero que trabaja en establecimientos educativos de la educación obligatoria en distintas áreas y servicios (maestranza, administración, servicios técnicos, servicios generales, y equivalentes).

Tercer grupo: Docentes de nivel primario, del segundo ciclo de 4° a 6°/7° grados.

Cuarto grupo: Docentes de nivel secundario, de educación permanente para jóvenes y adultos en todos sus niveles e instructores de formación profesional.

Quinto grupo: Docentes y no docentes de institutos de educación superior y universidades.

El gobierno escolar anunciaría en las próximas horas la vacunación de los docentes, que podría empezar la semana próxima.

Los desconectados

El protocolo provincial, al igual que el nacional, definirá toda una serie de procedimientos de enseñanza virtual para los chicos que tienen problemas de conectividad. Desde el tipo de contenidos hasta el formato, según tengan acceso a computadoras, móviles, tablets, o nada. Además hay algún dinero. La DGE destinará 65 millones de pesos para mejorar la conectividad de los "desconectados", ya sea para proporcionarles internet, dispositivos, o fotocopias.

El aprendizaje, variable de ajuste

Era claro que "la cuenta" entre presencialidad, virtualidad, grupos más chicos,  espacios más grandes, no cerraba. Y que la variable de ajuste sería el contenido, aunque docentes, directivos y gobierno escolar discutirán que el aprendizaje no va a sufrir.

Para empezar, los chicos que tengan "virtualidad" en cualquiera de sus formas, tendrán menos tiempo a sus maestros. Lo dice el artículo 11 del protocolo aprobado por el Consejo Federal al que adherirá Mendoza. "...La distribución de cada sección en grupos más pequeños requerirá concentrar la mayor parte de la dedicación del equipo docente al trabajo presencial, lo que exigirá reducir la intervención directa del/los docentes en los tiempos de no presencialidad de los y las estudiantes". Y aunque admite etapas de comunicación e intercambio con los docentes, indica el mismo protocolo que deberán ser "debidamente organizadas y siempre dentro de la carga horaria y horarios del personal docente" que al mismo tiempo estará en la presencialidad con la otra parte del aula, o de otras.

Varias materias, áreas de conocimiento, prácticas, serán resumidas o subsumidas en unidades más pequeñas. "...la planificación institucional y de la enseñanza promoverá la mayor integración posible de áreas, disciplinas, materias y/o espacios curriculares para el cumplimiento de los propósitos formativos. Las propuestas curriculares integradas (proyectos, áreas, entre otras) permiten reducir la cantidad de docentes a cargo de la enseñanza de cada grupo, facilitan la concentración horaria en menor cantidad de establecimientos, limita la movilidad de docentes entre distintas escuelas y reduce la cantidad de estudiantes con los que interactúa cada docente" dice el punto B del artículo 16 del nuevo protocolo nacional, aprobado el viernes pasado.

Clases: ¿Qué pasa si hay un caso sospechoso o positivo en una escuela?

No hacen falta mayores explicaciones. Ahora resta esperar el protocolo provincial en el curso del fin de semana, por si hay "adicionales" aún desconocidos, y que luego,  ese operativo gigantesco entre padres, alumnos, docentes, directivos, transporte, funcione. Y que haya un regreso a clases aceptable con presencialidad, un derecho que ya no se les puede seguir negando a los chicos, aun en pandemia.

Esta nota habla de: