7 meses de la cuarentena más rígida e inútil del mundo - Mendoza Post
Jueves 29 Oct 2020
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

La política sanitaria de restricción permanente en los grandes núcleos urbanos entre medidas de aislamiento y distanciamiento, con decenas de actividades aún prohibidas en todo el país, no parece ser ya la solución, sino parte del problema. Argentina llegó a estos días de fines de octubre con la cuarentena más rígida del mundo, de acuerdo al "Rastreador de Respuestas Gubernamentales Oxford - Covid 19", que combina una cantidad de regulaciones importantes de cada país, para determinar el "nivel de rigurosidad" de las medidas anti covid-19. A la vez, la Argentina se encamina a liderar en pocas semanas la cantidad de muertes por millón de habitantes, y permanece entre el sexto y séptimo puesto de contagios en el mundo, porque el rebrote de la "segunda ola" ha impulsado hacia arriba a Francia y España, aunque restaría actualizar la cifra de este jueves en los países europeos.

De acuerdo al índice de rigurosidad de Oxford, Argentina llegó anoche como "líder mundial" de cuarentenas estrictas. Sin embargo, el resultado sanitario es pobre, de acuerdo a los números que nos comparan con el resto de los países. El saldo económico es -de momento- una caída ruinosa de la economía, de más del 14 % y con cuatro millones de empleos perdidos en la pandemia. Recién ahora, la recolección de los primeros datos económicos de setiembre y octubre marcarían una famélica recuperación de menos de alrededor del 1 %. Y además, hay que contabilizar el cierre de comercios y empresas que no van a volver, unos 100.000 estimados por CAME hace dos meses, cuando ocho de cada diez empresas pequeñas y medianas pedían ayuda al gobierno para pagar salarios vía ATP. A este panorama hay que sumar el desastre educativo que dejó la pandemia, cuyas consecuencias terribles se verán en el mediano plazo.

Siete meses de cuarentena... ¿Para qué?

Alberto Fernández prorrogó la cuarentena hasta el 8 de noviembre.

El índice

Según el "Stringency Index" (Índice de rigor) elaborado por el "Rastreador de Respuestas Gubernamentales Oxford - Covid 19", nuestro país encabeza el ranking de cuarentenas más rigurosas, con un índice de 80,09 en el que el 0 (cero) es igual a "nada riguroso" y 100 es el máximo. El índice combina medidas como cierre de escuelas, días de cuarentena, confinamiento, cierre de comercios e industrias, prohibición de transporte y eventos. El total de parámetros medidos es de nueve.

Leé: Francia y Alemania imponen fuertes restricciones por el rebrote

El ránking de países que siguen a la Argentina agrupa naciones con gravísimos dramas sociales, ambientales, sacudidos por guerras internas o externas, sujetos del terrorismo, o con regímenes poco democráticos; lo que agrava la sensación drástica alrededor de nuestra cuarentena, la más infructuosa del planeta.

El mapa completo, navegable y descargable puede consultarse aquí. Se puede ordenar según los valores y recorrer cada país y cada pestaña:

Conviene repasar la evolución de este índice de rigurosidad, comparando la misma fecha de cada mes. El 28 de marzo, cuando el país ingresaba al aislamiento, había una decena de países que medían 100 % de riguridad, es decir, confinamiento total. Argentina componía el lote junto a Serbia, Jordania, India, Filipinas, y varios más. El 28 de abril, habíamos bajado a una cuarentena "promedio", por debajo del puesto 60 y un índice del 88.89 por ciento. En mayo, trepamos al sexto puesto con el 90,74 % en un ranking liderado por Bolivia. En junio, con los casos explotando en el AMBA bajamos al puesto 11 en cuarentenas rigurosas. Al 28 de julio llegamos con 90,74 % de cuarentena estricta, detrás de Azerbaiján, Honduras, Omán, Eritrea (un estado africano que vine en dictadura desde que se independizó de Etiopía en 1994), e Irak. El 28 de agosto trepamos al podio detrás de Libia y Bolivia, aunque con una cuarentena que no llegaba al 90 % de confinamiento. Y luego, en setiembre y octubre "lideramos" la tabla. Anoche, antes de la medianoche, el índice nos seguía ubicando al tope. Aunque nuevas medidas de confinamiento en Honduras, nos podrían ubicar por debajo de ese país este jueves, pero aún segundos o terceros.

Restricciones

Aunque Mendoza funciona en estos meses como una "isla" económica particular, porque el gobernador Rodolfo Suarez se ha mantenido firme en sostener abierto todo lo que se ha podido, hay actividades que siguen absolutamente restringidas por Nación. Entre ellas, todas las culturales, el traslado entre provincias, el cine, teatros, recitales, turismo libre en todo el país, los viajes, los eventos de todo tipo, las reuniones sociales y familiares, actividades deportivas se hacen con restricciones o sin público, lo mismo que los cultos religiosos. Las fiestas están prohibidas y sólo se permiten en el cerrado ámbito de cada familia. Trabajadores y trabajadoras de casas particulares no se pueden trasladar en el transporte público de pasajeros, que está restringido, y recién este fin de semana se va a permitir el ingreso de extranjeros al país, con restricciones. Y por supuesto, no hay clases presenciales. Estas medidas aún vigentes después de siete meses, con el Gran Mendoza en aislamiento, nos ubican como uno de los países más "cerrados" ente la pandemia.

Leé: Coronavirus en Mendoza: 837 nuevos contagios y 21 muertes

Los resultados sanitarios, económicos y sociales deberían obligar a una revisión de las políticas frente al coronavirus, que aún no ha ocurrido, ya en vísperas del cierre de ciclos anuales, decisiones de inversión y plantillas de empleados, egresos, fiestas de fin de año, y vacaciones. Ello, con una pobreza que ya trepa al 40 %. Finalmente, tras siete meses de cuarentena, aislamiento y distanciamiento, llegamos a fines de octubre con 1.130.533 contagios, y 30.071 muertos. Son las cifras que certifican a ésta, como una de las cuarentenas más ineficientes del mundo.

Esta nota habla de: