Qué mensaje dejaron los asesinos del policía Requelme - Mendoza Post
Jueves 13 Sep 2018
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción (click en autor)

Este domingo, propios y ajenos se vieron conmocionados por la aparición de un cadáver quemado y con un tiro en El Algarrobal, Las Heras.

Horas más tarde, la Fiscalía de Homicidios confirmó que se trataba del cuerpo sin vida del auxiliar de policía Ricardo Requelme.

Requelme, el policía asesinado y quemado

Su desaparición había sido denunciada por su propia familia. Los detalles los reveló Claudia Ríos, a cargo de la investigación: "(Requelme) estaba trabajando y conformó un grupo de trabajo durante la visita del presidente. Fue visto por última vez el sábado 8 a las 17:45".

De acuerdo a los datos que se van conociendo al paso de las horas, el crimen del uniformado tendría que ver con una deuda, que podría estar relacionado a su vez con un tema de drogas.

Ver además: El cadáver calcinado con un tiro en la nuca es de un policía

Si bien en un principio se dijo que tenía un tiro en la nuca, pronto se supo que ello no era así. "Sólo es un impacto, que ingresa por la zona auricular izquierda y sale hacia la derecha en un plano horizontal. Levemente de arriba hacia abajo", confirmó la fiscal Ríos al Post.

En ese contexto, los investigadores creen que hubo un mensaje mafioso en la manera en que fue la ejecución del policía. "Está claro que hay un significado oculto en lo que hizo el asesino... o los asesinos, ya que sospechamos que hubo más de uno", confiaron a este diario desde la Policía de Mendoza.

Para Torre, hay un mensaje mafioso

Y agregaron: "Por ahora sabemos lo del disparo y que lo quemaron (a Requelme), pero podrían aparecer más detalles del crimen".

Por lo pronto, el reconocido doctor en criminología Raúl Torre explicó que, siempre que hay un tiro de gracia en la cabeza, es una venganza narco. "Es la manera en la que aparecieron los empresarios del triple crimen de General Rodríguez", relacionó.

Ello, como se dijo, coincide con la principal hipótesis que se investiga en estas horas: la posibilidad de que el uniformado haya "mexicaneado" a un grupo de traficantes de estupefacientes.

A su vez, el hecho de que lo hayan prendido fuego denota una saña muy particular: que no se trató de algo menor lo que hizo el policía, sino de algo grave. Un meta mensaje, también, a quienes estuvieran pensando en hacer algo similar.

La fiscal Ríos confirmó al Post que el tiro no fue en la nuca

En este caso puntual no ha ocurrido -o aún no se ha descubierto- pero, por ejemplo, si Requelme hubiera tenido una venda en los ojos, significa que vio algo que no debería haber visto.

Son los códigos con los que se manejan las mafias. Algunos se identifican con grupos puntuales. Por ejemplo, los carteles mexicanos suelen abusar de la decapitación. Los colombianos, de la "corbata colombiana". En buen romance, el degüello.

El jefe de la Policía de Mendoza, Roberto Munives, hizo su propio aporte al Post: "Múltiples heridas de arma blanca en la cara representan conocimiento de la víctima sobre el imputado".

Munives hizo su aporte, breve

Por ahora, no aparecen esos rastros en el cuerpo de Requelme, pero no es terminante: los sabuesos aún están en plena etapa investigativa. 

Esta nota habla de: