Los saqueadores de San Rafael llevaban $16 mil en cada chango - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMartes 11 Sep 2018

Este martes, el juez Claudio Gil oficializó la condena de 3 años de prisión en suspenso y 500 horas de trabajo comunitario a las seis personas que la semana pasada intentaron robar en el supermercado Átomo de la avenida Balloffet al 2.600, del departamento de San Rafael.

Los saqueadores robaban por la crisis pero no quisieron tener defensor oficial, pagaron un abogado.

Los defensores particulares de los asaltantes en banda: Emilio Nievas, María Eliana Contreras, Jessica Liliana Sánchez Gallardo, Gladys Beatriz Venegas Tobares, Brisa Ayelén Benegas y Laura Natalia Cussi pactaron un juicio abreviado con el Ministerio Público Fiscal, el cual hoy concretó mediante una audiencia con al doctor Iván Ábalos en reemplazo de Javier Giarolli, quien selló el acuerdo con los defensores. 

Javier Giaroli, fiscal de la causa brindó detalles del caso a Te Digo Lo Que Pienso- que se emite de lunes a viernes de 6:50 a 9:00 en Radio La Red Mendoza 94.1-y explicó: "El día de ayer se notificó que hoy se fijaba audiencia de prisión preventiva y comparecieron los abogados defensores y presentaron un escrito ofreciendo el juicio abreviado inicial, a lo que yo agregué 500 horas de trabajo comunitario y prohibición de acercamiento al lugar del hecho y de contacto con cualquier persona que haya participado del mismo y de los empleados, que la mayoría de ellos son vecinos de los imputados".

El fiscal confirmó además que "la totalidad de las personas que participaron fueron aprehendidas. En total son cinco mujeres y un hombre".

"Hay algunos elementos comunes entre ellos" 

Según Giaroli, "hay algunos elementos comunes entre ellos más allá de que viven en el mismo barrio, eso ha quedado pendiente de investigarse, más que nada por otros hechos que pueden tener conectividad objetiva con este, en particular por la cantidad de hechos que se dieron en una semana. Queremos saber si existe alguna vinculación entre todos los hechos. Hay teléfonos celulares secuestrados de los imputados".

Sobre si el robo en banda tuvo alguna motivación más allá de la necesidad, el fiscal dijo: "No explicaron nada porque se han abstenido. El primer día me presenté en la comisaría y dialogué con las mujeres. Allí sí me dieron una suerte de explicación que aún no puedo decir porque fue informal y no estaban con un abogado".

Y agregó: "No sé si fue por hambre, en principio, todos tienen abogados particulares, es decir que pagan por ellos, pese a que tenían disponible una excelente defensora oficial".

Y lanzó un dato curioso: "La cantidad y calidad de cosas robadas me remitió automáticamente a las cosas que roban los piratas del asfalto. Bienes de muy poco tamaño y alto valor, como caldos, pilas, maquinitas de afeitar. Por ejemplo, cada chango tenía mercadería valuada en 16 mil pesos, mientras que cuando uno va a un supermercado a llenar un chango puede llegar a los 5 mil". 

Esta nota habla de: