Dicen que Pérez no tiene gastroenteritis, sino estrés - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMiércoles 6 May 2015

Días complejos y preocupación por la salud del gobernador Francisco Pérez se viven en la Casa de Gobierno, donde hoy esperan al mandatario aunque aún no está oficialmente confirmada su asistencia. Dos funcionarios del gabinete dijeron que el gobernador iría a trabajar hoy a la casona de la Avenida Peltier, y otros dos dijeron “me parece que se queda en casa”.

La preocupación por Pérez empezó la semana pasada cuando fue internado unas horas en el Hospital Italiano, antes del discurso en la Asamblea Legislativa, que pronunció sin inconvenientes. Luego hubo rumores desmentidos por funcionarios, de una indisposición el domingo, aunque quedaron dudas.

Ayer Pérez tampoco fue a trabajar aunque condujo el gobierno desde su casa. "Me dio decenas de instrucciones en dos minutos" contó un funcionario. Sin embargo, el ministro secretario Francisco “Pancho” García le llamó al presidente de la Cámara de diputados, Jorge Tanús, para que regrese de inmediato desde Buenos Aires donde el legislador hacía tareas preparatorias para el Congreso Nacional del Partido Justicialista, que se realizará este viernes. Merced a una gestión de La Cámpora, a Tanús lo metieron en un avión de regreso a Mendoza después del mediodía, aunque no asumió en lugar de Pérez.

Jorge Tanús, presidente de la Cámara de Diputados.

La situación institucional de la provincia es compleja, porque el vicegobernador Carlos Ciurca está de licencia por la campaña electoral en Las Heras, Eduardo Bauzá es el presidente provisional del Senado pero está de vacaciones desde el fin de semana, y finalmente, está Jorge Tanús, aunque no fue necesario que asuma, por ahora.

La nueva indisposición

Aunque en el gobierno negaron oficialmente una descompensación de Pérez o algo parecido y circuló la versión de la gastroenteritis, lo que ocurrió fue otra cosa. En la madrugada del martes alrededor de las dos de la mañana, el gobernador se despertó muy exaltado y empapado en transpiración helada, lo que le produjo preocupación. De inmediato llamaron a su médico particular Diego Guzzanti, quien aconsejó reposo para el mandatario. En apariencia todo se debe a picos de estrés, y no a un cuadro gástrico, aunque se supo que esta recaída repercutió fuerte en su sistema digestivo.

El gobernador está afectado además, a pesar de su juventud, de diabetes, por lo que debió iniciar un tratamiento.

El doctor Guzzanti confirmó en LV10 que no había tal gastroenteritis: "Está con un nivel de estres muy importante, no se por qué se habló de gastroenteritis" dijo.