Narcos, aportes y lavado: a 10 años del triple crimen de General Rodríguez - Mendoza Post
Martes 7 Ago 2018
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción (click en autor)

Hace exactamente 10 años, se dio una de las tramas más impactantes que se haya conocido, de que transformó a la Argentina en México.

Todo empezó a fines de mayo de 2008, cuando me llamó una fuente de información oficial a efectos de presentarme a un supuesto "arrepentido" en el tema farmacéutico. Sabía que unos meses antes, yo había publicado una vasta investigación acerca de la mafia que envuelve a algunos de los laboratorios medicinales más conocidos.

Interesado en la propuesta hecha por el informante, arreglamos en encontrarnos al día siguiente en una confitería ubicada en la intersección de las calles Viamonte y Paraná de la Capital Federal

Allí, la fuente -que llegó con su respectivo chofer- me presentó a la persona que me relataría los pormenores de una supuesta "mafia farmacéutica". Se llamaba Sebastián Forza y venía acompañado a su vez de un ex empleado llamado Pablo Florentín, luego presentado a los medios como supuesto testaferro.

Nos sentamos los cinco en el lugar central de la confitería y nos dispusimos a almorzar. Forza me había impresionado fuertemente, no sólo por su elegante vestimenta -imposible de costear para un periodista como yo- sino por la seguridad que demostraba en cada una de sus afirmaciones. "Yo trabajé con Rubén Romano, fui socio de él en una empresa llamada Prefarm", me dijo para quebrar el hielo. "Rompimos relaciones en noviembre de 2007, porque quise abrirme de la joda. A partir de ese momento, no dejo de recibir amenazas", prosiguió.

Le mencioné entonces que conocía la existencia de Romano y de una causa judicial que lo rozaba por jugosos negociados en el PAMI. "Es una causa que llevó adelante Carlos Stornelli, con quien tengo cierta amistad", le aseguré para intentar ganar su confianza.

A partir de ese momento, Sebastián comenzó a describir una diabólica trama de corrupción que involucraba a laboratorios medicinales, organismos públicos e instituciones privadas y mostró un miedo reverencial hacia la figura de Aníbal Fernández. Algunas de sus afirmaciones:

-"Hay un fraude descomunal con medicamentos para hemofílicos, especialmente uno llamado Novoseven, es un factor siete (proteína de coagulación). Son medicamentos carísimos que encima son sobrefacturados por los mismos laboratorios (...) Hay que investigar a un tal Javier Gauna, gerente de laboratorios Novo Nordisk". 

Aníbal, el principal sospechoso del triple asesinato


-"Otra de las jodas era la de truchar recetas y prescribir de más medicamentos caros, como los oncológicos, contra el SIDA y los propios factores hemofílicos, a ciertos pacientes. Es decir, si una persona necesitaba tres dosis de un remedio, se le prescribían 20. Los 17 restantes eran revendidos en el mercado. (...) En esto estaban prendidos los mismos laboratorios, ciertos funcionarios del Estado y nosotros, los intermediarios".

-"Grandes negociados se han hecho en la delegación 6º del PAMI, en Mitre y Junín (de la Capital Federal)".

-"Te mentiría si te dijera que no estoy involucrado en esto, pero yo me quiero abrir. El problema es que conocer todo esto pone en riesgo mi vida. Acá no sólo estamos hablando de negociados y sobreprecios, también de adulteración de drogas y manejo de químicos (¿precursores?)".

-"Un fraude interesante se ha dado entre el Ministerio de Salud y laboratorios Abbott en la provisión de remedios contra el SIDA. Muchos de esos remedios eran revendidos, a sabiendas de los funcionarios".

-"Laboratorios Roche solía rellenar un remedio para el cáncer de mama llamadoMabthera. Con lo que le ponían, lo dejaban totalmente inocuo".

Stornelli, primer investigador del caso


-"En algunos robos a camiones con medicamentos están involucrados los mismos laboratorios. Por un lado, cobran el seguro correspondiente. Por otro lado, revenden los remedios a través de un mercado paralelo".

-"¿Quiénes me amenazan? buscá la solicitada en la que aparecemos todos los aportantes de la campaña de Cristina Kirchner y allí encontrarás los nombres".

-"Si querés entender cómo es posible todo esto, investigá a algunos funcionarios del ANMAT y empresarios de una empresa fantasma llamada Profarma".

Es dable mencionar que el temor de Sebastián era más que elocuente y no paraba de decir que lo iban a asesinar por las cosas que sabía. Pocas semanas después, el 7 de agosto de 2008, sus miedos se harían carne: Forza desapareció junto a sus supuestos amigos, Damián Ferrón y Leopoldo Bina para aparecer una semana más tarde acribillado junto a ellos a balazos.

Forza, Ferrón y Bina

Los sospechosos de siempre

La trama por la muerte de los tres "empresarios" es mucho más compleja de lo que han mostrado los medios en estos diez años y tiene concretas connotaciones políticas. Veamos.

Por un lado, se demostró había un vínculo inevitable entre los asesinados en General Rodríguez y los aportes a la campaña de Cristina Kirchner en el año 2007. Sebastián Forza, por caso, admitió que aportó cheques sin fondos a efectos de permitir blanquear dinero de dudosa procedencia.

En segundo lugar, hay una relación directa entre Forza y Claudio Uberti, jefe no oficial de recaudación de campaña del Frente para la Victoria. No sólo hay una docena de comunicaciones entre Uberti y Forza, sino que han existido reuniones "sociales" en casa de la secretaria del funcionario, Victoria Bereziuk, a las cuales Forza asistió oportunamente con su esposa Solange Bellone. Esto ha sido admitido hasta por la propia viuda.

En tercer término, se ha comprobado que existe una fuerte conexión entre ciertas droguerías y la compra de grandes cantidades de precursores químicos en países de oriente para su exportación a México y Colombia. Esas droguerías pertenecerían a importantes políticos que pondrían al frente a jóvenes testaferros.

Maldita efedrina

Los investigadores avanzaron como pudieron a nivel judicial, a pesar de la presión política. Sin embargo, nunca se avanzó sobre los acuerdos existentes a partir del año 2005 entre el kirchnerismo y ciertos grupos de narcotraficantes mexicanos y colombianos, con fuertes lazos con ciertas droguerías y farmacias vernáculas. A través de estos acuerdos se aportó dinero sucio a la campaña del Frente para la Victoria.

A cambio, se permitió ingresar al país a una veintena de personajes con profusos prontuarios delictivos -la DEA advirtió sobre esto mucho antes de que aparecieran los tres "empresarios" muertos-, se desmantelaron los radares en casi todo el país, se frenó la sanción de la ley de precursores químicos y se destruyó lo que quedaba del Sistema Informático María merced a la entonces directora Nacional de Aduanas, María Silvina Tirabassi.

En resumen, los nombres que aparecen involucrados son los siguientes:

-Ibar Esteban Pérez Corradi: hoy preso. Es a quien Forza había denunciado en dos oportunidades por amenazas y que la embajada de Estados Unidos ha sindicado oportunamente como el intermediario entre narcotraficantes mexicanos y droguerías vernáculas.

-Marcelo Abasto: titular de droguería Multifarma, también solía amenazar a Forza y ostenta el mismo récord que él, ya que aportó dinero a la campaña presidencial y posee docenas de cheques rechazados por un total de $1.361.872,22. Abasto tiene campos en Marcos Paz y es amigo personal de Luis Marcelo Tarzia, uno de los detenidos en el "laboratorio" de Ingeniero Maschwitz el 18 de julio de 2008.

Aníbal y Lanatta, detrás del triple crimen

-José Luis Salerno: titular de Farmaz Group y empleador de Damián Ferrón, uno de los acribillados en agosto de 2008. Es uno de los que estuvo en la primera reunión con losnarcos mexicanos y luego dejó a Ferrón para que negocie en nombre de él. Detrás de la figura de Salerno se esconde un importante político de la provincia de Buenos Aires.

-Marco Aurelio Lailson: El verdadero jefe de Tarzia y los pobres mexicanos que la justicia encontró en la quinta de Ingeniero Maschwitz.

-Rubén Romano: titular de diversas droguerías, una de ellas Romalá, denunciada en el año 2005 por la titular del PAMI, Graciela Ocaña, por diversos negociados. Es a quien Forza sindicó como su "socio" en Megfarm y a quien le temía por supuestas amenazas de muerte.

-Carlos Torres: titular, junto a Héctor Lorenzo, de droguería San Javier, una de las más sospechadas por negociados con medicamentos y fuerte aportante a la campaña de Cristina Kirchner. Asimismo, habría importado grandes cantidades de efedrina en los últimos años.

-Héctor Capaccioli, ex superintendente de Servicios de Salud y su "ladero", José Luis Salvatierra, interventor del Hospital Francés. Ambos fueron mencionados por Forza como "puente necesario" para hacer ciertos negociados relacionados con los fármacos y han manejado la oscura recaudación de la campaña de Cristina Kirchner en 2007. Es dable recordar que, si bien Forza apareció como aportante en la campaña de marras, nunca puso dinero, sólo su firma.

-Martín Lanatta: hoy célebre, exfuncionario inorgánico del Registro Nacional de Armas, muy cercano al jefe de Gabinete de Ministros, Aníbal Fernández. Es quien, inexplicablemente, dio permiso de portar armas a Forza y a Pérez Corradi. De este último fue socio en una empresa farmacéutica jamás investigada. Fue quien citó -y emboscó- a los tres "empresarios" el día que desaparecieron.


-Guillermo Martinero: un abogado que cambiaba cheques a Pérez Corradi, Forza y otros titulares de firmas sospechosas.

-Los hermanos Marcelo y Diego Colosa: proveedores de la obra social del Hospital Militar y asiduos viajeros entre Perú y Buenos Aires. El nexo entre estos y los demás mencionados es Martinero.

-Ricardo Martínez: Padre del actor Mariano Martínez y uno de los más importantes compradores de efedrina.

-Martín Magallanes: titular de Unifarma y ex socio de los fallecidos Forza y Ariel Vilán.

-Aníbal Fernández: exjefe de Gabinete del kirchnerismo. Aparece mencionado como la "morsa" en el expediente y sería el autor intelectual del triple crimen. 

En sentido similar, debe investigarse el siguiente croquis de empresas y "empresarios" públicos y privados:

-Seacamp: relacionada a Sebastián Forza. Supuestamente aportó -nunca puso un peso- 310.000 y 70.000 en el 2007. Un dato crucial: Forza está vinculado a todos los mencionados en esta lista.

-Droguería San Javier: está relacionada a Javier Torres, Néstor Lorenzo y el ex agente de la SIDE Julio César Pose.

-Multipharma: está relacionada a Torres y Lorenzo. Estas últimas dos firmas -San Javier y Multipharma- están vinculadas no sólo a los aportes de la campaña, sino también a la adulteración de medicamentos.

-Droguería Urbana: relacionada a Marcos Hendler. Aportó a la campaña y está relacionada a la cuestionada farmacia ubicada en Viamonte 1483.

-Global Paharmacy Service: aportó a la campaña y es auditoria del PAMI gracias a un convenio con la cuestionada firma Siemens. Relacionada asimismo con Farmalink.

-Bristol Park S.A.: aportó a la campaña. Es comandada por Martín Magallanes.

-All Medicine: aportó a la campaña, está relacionada a Néstor Lorenzo.

-Fidei Salud: aportó a la campaña, está relacionada a Néstor Lorenzo.

-Audifarm: aportó a la campaña, está relacionada a Hendler.

-Nucleo Farma: aportó a la campaña, está relacionada a Martín Magallanes.

-Unifarm: aportó a la campaña, está relacionada a Magallanes y Vilán.

-Framaline: aportó a la campaña, está relacionada a Néstor Lorenzo.

-Fharmaz Group: está relacionada a Damián Ferron, la Obra Social de Bancarios, Néstor Lorenzo y Martín Magallanes.

Una campaña financiada por el narcotráfico


-Droguería Del Plata: aportó a la campaña, está relacionada a Unifarma y San Javier.

-Eglis: está relacionada a Unifarma, San Javier y la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

-Drogueria Plaza: está relacionada a Unifarma, San Javier y ANMAT.

-Hospital Francés: está relacionado a José Luis Salvatierra -ex interventor del Hospital Francés-, Capaccioli, Lorenzo, y Forza.

-Centro Oncológico De Excelencia (COE): está relacionado con Lorenzo.

Concluyendo

A diez años del triple crimen de General Rodríguez existen más preguntas que respuestas. Si bien hay profusa evidencia para esclarecer lo sucedido, aún prevalece un gran temor por el tenor de los nombres que aparecen tras el múltiple asesinato, algunos de ellos vinculados a lo más granado del kirchnerismo.

Sólo de esa manera puede entenderse el freno que tuvo ese expediente, que supo desbordar de pruebas concluyentes y testimonios reveladores.

Sólo de ese modo puede comprenderse que una mafia tan putrefacta haya ocupado los lugares más relevantes del poder político vernáculo en la Argentina.