Estas son las boletas truchas con las que quisieron hacer fraude en Guaymallén - Mendoza Post
Estas son las boletas truchas con las que quisieron hacer fraude en Guaymallén

Son idénticas a las oficiales de Abraham pero tienen una letra cambiada. Fueron hechas en una imprenta. El candidato amenaza con denuncia penal y pedir el secuestro de las urnas.

Estas son las boletas truchas con las que quisieron hacer fraude en Guaymallén

Martes 28 Abr 2015
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Son igualitas a las de verdad, y ya aparecieron más de cien. Son las boletas truchas con las que quisieron fraguar la elección de Guaymallén, y que estaban dentro de los votos recurridos que la Junta Electoral tuvo que aceptar como válidos. Igual, lo inquietante es que nadie sabe cuántas boletas falsas hay en las urnas que provengan de votos anulados de por sí, lo que significaría un fraude electoral cuyas consecuencias políticas son imposibles de adelantar ahora. Hubo 2.716 votos nulos entre los escrutados en todas las urnas. Si la mitad fuesen boletas falsas como las detectadas, Abraham ganaría las elecciones de Guaymallén y sería el candidato a intendente del FPV.

Ahora Abraham, el principal perjudicado con la maniobra, amenaza con hacer una denuncia penal por fraude y pedir el secuestro de todas las urnas de Guaymallén, para ver qué hay adentro. O, por lo menos, para revisar todos los votos nulos.

La versión de que había boletas truchas corría desde antes de las elecciones, pero una cosa es oírlo, y otra es ver las boletas que fueron impresas para engañar a los votantes de Alejandro Abraham e inducirlos al error. En las elecciones, la lista de Abraham era la 503 F, y en las urnas aparecían las 503 H, cuya lista era inexistente.

Boleta falsa.

Las boletas falsas fueron una de las trampas utilizadas en el comicio, de autores anónimos pero no muy difíciles de adivinar.

Desde la política, especialmente desde el PJ, se hacen grandes esfuerzos por mostrar como “normal” una PASO en Guaymallén, que de normal no tuvo nada. Las pruebas están a la vista, en las boletas truchas que aparecieron en el recuento.

Alguien gastó dinero para imprimirlas, y tuvo cómplices que las repartieron en el cuarto oscuro o en la calle, para inducir al error.

Esos votos, en las mesas, fueron declarados nulos allí donde a los propios fiscales de Abraham les faltó pericia, conocimiento o carácter, y otras fueron recurridas y debieron ser declaradas como voto válido positivo para Abraham.

Abraham y Lobos, ahora enemigos.

Entre hoy y mañana se lleva adelante un tortuoso recuento pleno de desencuentros y discusiones. Hasta ahora, Luis Lobos le lleva a Alejandro Abraham 869 votos, y disputan entre ambos la candidatura del Frente Para la Victoria.

Nunca se había visto con tanta crudeza un intento de fraude electoral en la democracia desde 1983. “Si las personas que colocan boletas falsas hubiesen sido descubiertas, podrían haber sido detenidas por un fiscal general en el mismo comicio” aclaró una fuente de la Junta Electoral.

El escándalo crece y mañana se terminaría el recuento. Pero las elecciones de Guaymallén ya pasan a la categoría de impresentables.

¿Se descubrirá alguna vez quién imprimió estas boletas falsas, y por orden de quién? Siempre hay una forma: hay que seguir la ruta del dinero, y de los pagos.