Acusada de matar al esposo pide prisión domiciliaria - Mendoza Post
Miércoles 4 Jul 2018Miércoles, 04/07/18 atrás
porLeonardo Otamendi
Editor Post

Claudia Jaquelina Cortez Tarabay, de 49 años, se encuentra detenida porque está sospechada de asesinar a su esposo de una puñalada. La defensa de la acusada solicitó la urgente prisión domiciliaria porque tiene un hijo de 6 años. El fiscal evaluará el pedido.

El asesinato ocurrió en el pasado 28 de junio en calle México de Godoy Cruz, donde ambos vivían junto a sus tres hijos. El hijo mayor, de 23 años, llamó al 911 porque su padre estaba muerto en su habitación.

Cuando llegó la Policía, la mujer les dijo a los uniformados que Carlos Ernesto Pelayes (49) se había descompensado en el cuarto y había muerto. Pero el hijo de inmediato declaró que su mamá le contó que durante una discusión entre ambos, ella lo empujó y cayó. Por lo menos, ya había una muerte cuyo motivo era dudoso por las contradicciones.

Cuando los peritos de Científica examinaron el lugar, advirtieron que el piso había sido baldeado recientemente. Conjeturaron que habían lavado la sangre porque vieron que el cadáver tenía una puñalada en el pecho. Pero el arma no estaba.

El fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello la detuvo y le imputó homicidio agravado por el vínculo. Luego, le ofreció declarar a Claudia Cortez y ella se abstuvo. En tanto, los investigadores hallaron escondido en la habitación el cuchillo con manchas de sangre. “Es un cuchillo tipo Tramontina de cocina. No llegó solo a esconderse”, le dijo al POST una fuente ligada a la pesquisa.

A los tres días de estar detenida Claudia Cortez, su abogado defensor solicitó la prisión domiciliaria. El argumento es que tiene un hijo de seis años, a quien debe cuidar y atender. El chico y sus dos hermanos, de 17 y 23 años, continúan viviendo en la casa.

La Justicia evaluará el estado psicológico y psiquiátrico de la sospechosa, si le otorgan el beneficio de la domiciliaria el posible uso de una pulsera magnética con geolocalización y su imposibilidad de entorpecer la investigación estando fuera de prisión.