Massa y el gobierno habían apostado por Michetti para debilitar a Macri - Mendoza Post
Lunes 27 Abr 2015
porErnesto Behrensen (*)

El triunfo de Horacio Rodríguez Larreta en la interna del PRO le dio oxígeno a Mauricio Macri tras su apuesta a favor de su jefe de Gabinete, pero también hizo añicos los deseos de la Casa Rosada y de Sergio Massa, que aspiraban a un desgaste de la figura del jefe del PRO a través de una victoria de Gabriela Michetti.

Las jornadas previas a las internas de hoy en la ciudad de Buenos Aires tuvieron a dirigentes del kirchnerismo y el massismo interesados en apuntalar la candidatura de Michetti.

El razonamiento era desgastar a Mauricio Macri quien, luego de soportar los desplantes de la senadora a sus pedidos para que fuera candidata en la provincia o, incluso, su compañera de fórmula presidencial, salió a apoyar abiertamente a Horacio Rodríguez Larreta.

Esa apuesta fue arriesgada y puso en juego su imagen como líder de una fuerza opositora. En el PRO no digirieron la cuña que significó el desplante de Michetti.

Por esa razón, desde la Casa Rosada se jugaban a un triunfo de la senadora nacional, para debilitar al jefe del PRO. Desde el massismo, también.

Incluso, dirigentes de primera línea de ese sector se preocuparon porque no se difundan encuentros "casuales" con Rodríguez Larreta ya que, reconocían, estaban "más cerca de Gabriela".

Con estos resultados, Macri obtuvo varios triunfos: revalidó sus títulos en la Ciudad como la fuerza más votada y se consolidó como el jefe de su partido.

Pero también les dio un fuerte mensaje a los dirigentes massistas y kirchneristas. Si éstos apostaban a un debilitamiento, los números, por lógica, terminaron fortaleciéndolo.

(*) Especial para Mendoza Post