Por el escándalo en Guaymallén hoy se reúne la Junta Electoral - Mendoza Post
Por: Mendoza PostLunes 27 Abr 2015

Pasó de todo. Votaron los muertos, gente entusiasta consiguió que haya más votos que empadronados en las zonas rurales, ciudadanos preocupados que votaron más de una vez con distintos documentos, urnas oficialistas donde Alejandro Abraham tiene 0 (cero) votos... Y las actas plagadas de errores. La elección en Guaymallén ha sido un verdadero escándalo de irregularidades, casi todas atribuidas al oficialismo conducido por el intendente a cargo Luis Lobos, quien en las primarias del departamento enfrentaba a Alejandro Abraham y al ministro Guillermo Elizalde. La indefinición que mantiene en vilo al peronismo es entre Abraham y Lobos.

El intendente lleva una ventaja de 869 votos en el escrutinio provisorio, pero restan contar más del 10 % de las mesas del departamento. Además, el diputado nacional Alejandro Abraham presentó una impugnación de unas 500 páginas, denunciando irregularidades por lo menos en 130 urnas, y errores en las confecciones de actas. “Muchas actas vinieron plagadas de errores” reconoció días atrás Alfredo Puebla, el Secretario de la Junta Electoral, a los medios.

Alfredo Puebla, secretario de la Junta Electoral.

El asunto es que hay muchas urnas donde la diferencia entre la cantidad de las votos y los números de las actas, y el padrón, es notable. Los códigos electorales indican que si esta diferencia es de más de cinco votos, la mesa debe anularse. Así lo establecen el Código Electoral Nacional y la antigua ley electoral de Mendoza, la 2551 de 1959. Ese ley sufrió varias modificaciones, pero la última vigente y su reglamentación (La 8619 del año pasado y su reglamentación, muy polémica, este año) no tocaron este aspecto. En Mendoza, hay una particularidad. Si las mesas en las que se comprueban irregularidades son anuladas, deberá llamarse a una elección complementaria en esas mesas, en dos semanas desde el fin del escrutinio definitivo, siempre que las irregularidades impliquen por lo menos al 20 % de las mesas. De lo contrario, simplemente se anulan esos resultados. Ello podría favorecer a Alejandro Abraham, ya que en las mesas observadas con irregularidades, gana Lobos.

Antes juntos, hoy enfrentados: Abraham y Lobos.

Es muy difícil que la Junta Electoral le de toda la razón a Abraham y decida abrir 130 urnas, anular mesas o llamar a complementarias. El cuerpo está integrado por la Suprema Corte de Justicia (están todos sus miembros menos Carlos Bohm, quien renunció y será subrogado) y los titulares de las cámaras, Jorge Tanús por Diputados y Eduardo Bauzá por Senadores. Pero si no hacen algo para clarificar la elección de Guaymallén -departamento donde además hubo denuncias de violencia política, achacada a “matones” de Lobos- el escrutinio completo terminará en escándalo, y el resultado de las primarias, sospechado. El problema es que tampoco hay mucho tiempo para decidir.

Por lo pronto, la Junta Electoral se reunirá hoy por la mañana y escuchará a los abogados a quienes ha encomendado el estudio del caso Guaymallén. Luego, tomarán decisiones. Es muy probable que el recuento definitivo del departamento se adelante para mañana, y que se deba contar voto por voto nuevamente en aquellas urnas en las que haya problemas con los números. Y deberán anular las que no coinciden en votos y sobres. Si cabe, deberían llamar a una elección complementaria. Papelón, por donde se lo mire.

De todas estas revisiones y recuentos, es de esperar que en lo que va de esta mañana al miércoles, podamos saber cuánta gente votó en Guaymallén y por quién lo hizo. Algo que debería ser sencillo de averiguar, pero parece que no. En el medio, han hecho de todo.