"Si pago la luz no le doy de comer a mis hijos": dice sanrafaelina a la que le retiraron el medidor - Mendoza Post
"Si pago la luz no le doy de comer a mis hijos": dice sanrafaelina a la que le retiraron el medidor

"Si pago la luz no le doy de comer a mis hijos": dice sanrafaelina a la que le retiraron el medidor

Por: Mendoza PostSábado 26 May 2018

 La situación de los aumentos tarifarios han generado una gran preocupación en los vecinos, comerciantes e industriales del departamento de San Rafael, ya que los incrementos se han incrementado sobremanera y se hace muy difícil abordar los costos de las boletas.

Los más perjudicados son los vecinos de distritos, donde ya empezaron a cortar el servicio y retirar los medidores por falta de pago.

Ver: Otra vez un empleado de Edemsa fue agredido por ir a cortar la luz

Diario San Rafael pudo conocer la historia de Verónica Carrizo, una vecina del distrito Cuadro Bombal, de ese departamento, a la que la compañía ya le sacó el equipo por no poder hacer frente a su boleta.

Junto a su marido y sus cuatro hijos viven sin electricidad y a la “luz de las velas”.

Verónica contó a ese medio sureño que “si pago la boleta de luz no le doy de comer a mis hijos”.

“Mi marido trabaja en finca y gana semanalmente 1.500 pesos"

Los recientes incrementos en el servicio eléctrico hicieron que no pudieran afrontar los costos de una boleta de 1.852 pesos y otra de 1.700, que le llegaron en el último tiempo. 

“Mi marido trabaja en finca y gana semanalmente 1.500 pesos (300 al día) cuando trabaja todos los días de la semana. En esta época ya no hay trabajo diario y entonces no llega siquiera a esa plata”, explicó la mujer. 

“Si pagamos la luz no comemos, y por eso me vinieron a sacar el medidor por no poder pagar”, dijo entre lágrimas Verónica, mamá de 4 pequeños.

La mujer se arregla “como puede”, dice. “Cargamos el teléfono en algún vecino y nos alumbramos con velas, que no son nada baratas ya que cuesta 24 pesos el paquete chiquito. Hacemos lo que podemos es muy difícil para mi y mis cuatro chicos” cuenta, y agrega que “si tenemos que viajar, son 23 pesos cada vez que subimos al colectivo”.

“Se me hace cada vez más complicado. Solo un kilo de pan nos sale 30 pesos y la plata no alcanza para nada. Hay días que no tengo nada para darle a los chicos”, lamentó.

Otro caso similar es el de María Rosa Campos, que vive en Goudge y que tuvo que pedir un préstamo para pagar la luz.

“Me llegó una boleta de 3.030 pesos y yo vivo con una pensión de 4.500. Para poder pagarla y que no me corten me prestó plata mi mamá que gana 5.500 de jubilación. Estoy muy preocupada y no se hasta cuándo voy a poder sostener esto, ya que tengo que devolverle la plata y en un mes me llega otra boleta”, contó a ese diario.